La macrobiótica también necesita cambios (2ªparte)

A continuación os presento la traducción de la segunda parte del artículo “Macrobiótica viva: el futuro de su enseñanza”, en el que podemos leer la forma de ver la macrobiótica y las propuestas de cambio según John Kozinski, profesor y consultor macrobiótico que ha vivido la macrobiótica desde sus inicios en Estados Unidos, en los años 60, vinculado a las enseñanzas de Michio Kushi. La primera parte puede verse en este mismo blog o en el enlace La macrobiótica también necesita cambios (1ª parte).

MACROBIÓTICA VIVA: EL FUTURO DE SU ENSEÑANZA (continuación)

DIAGNÓSTICO

Un método particular para diagnosticar la salud de las personas fue introducido por George Ohsawa y otros profesores de macrobiótica. Yo enseñé y practiqué estos métodos durante 40 años. Hace unos 20 años, cuando Aveline Kushi fue diagnosticada con cáncer de cuello de útero, vi la necesidad de revisar los métodos de diagnóstico que yo había estado enseñando. Sentía que algo faltaba. El diagnóstico es importante porque en todos los sistemas de salud el diagnóstico lleva al tratamiento.

El diagnóstico fue entendido, practicado y enseñado en la antigua India y China. Para mi estos sistemas han constituido importantes fuentes para desarrollar mi entendimiento del diagnóstico.

Los métodos modernos de diagnóstico de la macrobiótica se centran en observaciones del rostro, las manos, los pies y otras partes del cuerpo para evaluar un desequilibrio en los órganos. La enseñanza de este método es problemática porque se tiende a buscar desequilibrios en cada órgano, sin entender la condición de su salud general. Por ejemplo, si alguien tiene ojeras, a la persona se le dice que tiene riñones débiles.

Este método de diagnóstico necesita revisión porque, utilizando el ejemplo de arriba, las ojeras no te dicen nada acerca de la salud general de la persona. Una lectura más profunda del significado de “riñones” en las medicinas tradicionales china y japonesa nos ofrecen otras interpretaciones. De acuerdo con las medicinas tradicionales orientales, lo que nosotros llamamos riñones son las glándulas suprarrenales. Yendo incluso más profundo en el estudio de estas medicinas, este signo indica una debilidad del cuerpo entero.

Las ojeras indican que el cuerpo ha estado bajo estrés por algún tiempo. Estresores comunes pueden ser: falta de sueño, falta de nutrientes en la dieta tales como vitamina B12, falta de carbohidratos, grasas naturales, proteínas, demasiado ejercicio, bebidas alcohólicas, drogas, medicinas, una dieta baja en calorías, exceso de azúcar refinada y otros factores relacionados con la mente o el cuerpo.

Debido a que este signo indica un profundo desequilibrio, recuperar las glándulas suprarrenales o la función general del organismo lleva tiempo. Una parte natural del proceso de recuperación es encontrar tantos estresores en nuestras vidas como sea posible, tanto de la lista de arriba como otros.

Una de las causas comunes de estrés en personas que han seguido una dieta vegano-macrobiótica durante largo tiempo es la falta de nutrientes concentrados de procedencia animal. Si la persona está abierta a incorporar estos alimentos, yo le sugeriría añadirlos a su dieta lentamente mediante formas ligeras tales como pescado salvaje, pollo y huevos criados naturalmente al principio. Suplementos como la vitamina B12, complejos de vitamina B y cantidades moderadas de productos lácteos y grasas puede ser beneficiosas

Para las personas que toman dietas modernas, la principal causa de estrés es el consumo excesivo de azúcares y harinas refinadas, químicos, pesticidas, hormonas y aditivos en sus alimentos, exceso de aceites vegetales, falta de vitaminas y minerales u otros nutrientes, y en algunos casos, el consumo excesivo de productos animales de poca calidad. Hoy en día, se ha vuelto menos común que la gente consuma demasiados productos animales, debido a la demonización de los productos animales en la sociedad moderna.

Lo que se necesita para hacer el diagnóstico macrobiótico aún más relevante y efectivo es estudiar lo que estas señales indican de acuerdo con nuestro entendimiento moderno del cuerpo. Este objetivo puede ser conseguido estudiando lo que los órganos realmente revelan según las medicinas tradicionales orientales. Este estudio nos ayudaría a conectar la biología moderna con las medicinas orientales tradicionales. El encuentro de los dos sistemas daría lugar a un entendimiento más comprensivo del cuerpo humano. Desde que me embarqué en este tipo de estudio, he encontrado que mi habilidad para diagnosticar el estado de salud ha mejorado dramáticamente.

COMBINAR ENFOQUES MODERNOS, TRADICIONALES Y OPUESTOS CON UNA MENTE ABIERTA

Recuerdo quedar atrapado con una idea que George Ohsawa expuso en uno de sus libros. Él afirmaba que para ganar la más amplia visión que pudiese ayudar a la humanidad, uno debe combinar el entendimiento físico y materialista de la ciencia moderna con el entendimiento acera de las energías de los pueblos tradicionales.

Hasta ahora la afirmación de Ohsawa ha sido ignorada en la enseñanza de la macrobiótica. La única forma en que la ciencia es usada en macrobiótica es para justificar las enseñanzas anti-alimentos. Determinados alimentos en la enseñanza moderna de la macrobiótica son demonizados por la supuesta ciencia. Alimentos como la carne, los productos lácteos o el azúcar refinado son desaconsejados. Estudios científicos se presentan como la prueba de que estos alimentos son malos para ti. Si lo analizamos detenidamente, la mayor parte de estos estudios no pueden ser confirmados.

Durante muchos años, yo he usado los estudios anti-alimentos en mis clases. Los presentaba como parte de mi enseñanza de una dieta vegana que va bien a todo el mundo. Después de que varios profesores de macrobiótica fuesen diagnosticados con cáncer en los noventa, yo decidí echar un vistazo a perspectivas contrarias. Para mí se volvió claro que la ciencia no era definitiva en cuanto a los efectos negativos de la carne, los productos lácteos e incluso el azúcar refinado.

Con la intención de mejorar la enseñanza de la macrobiótica y la práctica diaria, creo que necesitamos estudiar profundamente cada lado de los problemas en alimentación, nutrición, mente, emociones, el cuerpo, espíritu y otras áreas que llevamos a la práctica. Las enseñanzas tradicionales y esotéricas y la ciencia moderna necesitan ser parte de nuestros estudios para tener una visión más amplia de la salud. Nosotros tenemos que mirar las ideas que están en la caja pero también fuera de ella. El estudio de esta variedad de áreas y las visiones opuestas es la filosofía del equilibrio.

Temas nutricionales como la vitamina B12, los aminoácidos, el zinc, el calcio, el hierro, el ácido fítico y otros pueden ser estudiados junto con la parte energética o los alimentos yin y yang. Es importante estudiar todos los lados del asunto con una mente abierta. Es esencial incluir los puntos de vista en los cuales no estamos de acuerdo en nuestros estudios.

Los resultados de nuestras recomendaciones dietéticas para la salud, la curación y la vida necesitan ser evaluadas. Lo que no funciona debe ser revisado o descartado. Para los seguidores a largo plazo de la dieta macrobiótica, el miedo a la comida tiene que ser borrado de la ecuación. El miedo ha de ser reemplazado por el entendimiento. Los alimentos que elegimos son esenciales para la salud y la vida.

Existen otras muchas áreas de la enseñanza de la macrobiótica que necesitan ser revisadas para mantener esta maravillosa filosofía relevante y valorada en el tiempo. La macrobiótica como filosofía, diagnóstico, la combinación de formas de ver el mundo tradicionales y modernas, y la evaluación de perspectivas opuestas, son algunas de las áreas clave que son cruciales para mantener así la enseñanza de la macrobiótica actualizada.

George Oshawa fue un pensador adelantado entre otros pensadores avanzados a su tiempo. Su pensamiento original puede inspirarnos a todos nosotros para ir más allá de él y de sus discípulos directos. La macrobiótica necesita estar viva, cambiando y desarrollando sistemas que puedan cautivar a la gente de hoy y del futuro. Esto sucederá cuando seamos capaces de revisar, actualizar y adaptar estas enseñanzas de la longevidad para los tiempos modernos. El reto es dar los pasos necesarios para que esto suceda; ir más allá del dogma, del ego, de consideraciones económicas o marcos mentales. El cambio radical que un sistema vivo de enseñanza y práctica macrobiótica puede traer a generaciones presentes y futuras puede ser increíble.

Para finalizar, algunas palabras sobre John Kozinski:

John da habitualmente charlas sobre salud natural, pasa consulta e investiga, principalmente en Estados Unidos, que es donde vive. Estuvo en la facultad del Instituto Kushi durante 27 años de forma ininterrumpida hasta que decidió abandonarlo por razones éticas en 2013. Ha documentado más de 10.000 casos y ha enseñado a más de 40.000 estudiantes. Ha publicado más de 80 conferencias en CD y DVD.

Fue uno de mis profesores en el Instituto Kushi, en Becket, Massachussets, y mostraba siempre una inquietud por saber qué funcionaba y qué no. Tiene una gran vocación investigadora aparte de una muy buena base en macrobiótica tradicional. Recuerdo como en varias ocasiones nos dijo: “¿Eso? Eso es un mito macrobiótico”, para desmentir afirmaciones típicas de la macrobiótica como por ejemplo que, comerse un huevo tiene en el cuerpo los mismos efectos que tomarse una gallina entera.

Hoy en día John está diseñando un currículum basado en sus investigaciones y en lo que ha aprendido con sus pacientes en las pasadas décadas. Este curriculum formará parte de un programa de enseñanza que incluirá las mejores prácticas de la macrobiótica, la medicina china, el ayurveda, la homeopatía y  la nutrición moderna. Según me comentó recientemente, saldrá a la luz en 2015.

La macrobiótica también necesita cambios (1ªparte)

La macrobiótica puede ser interpretada como una dieta bien definida pero limitada, o bien, como una forma de pensar sobre los alimentos que nos lleva a diseñar una dieta personal adecuada. La semana pasada escribía sobre este tema conectándolo con mi experiencia personal; en el día de hoy escribiré relacionándolo con la evolución de la macrobiótica como práctica o disciplina. Para ello he traducido del inglés un artículo de  John Kozinski, consultor macrobiótico y uno de mis profesores en el Instituto Kushi. El texto ha sido publicado en la revista Macrobiotics Today en  los pasados meses.

John Kozinski tiene una amplia experiencia como consultor y profesor de macrobiótica. Más de 10.000 consultas y de 40.000 estudiantes en los pasados 40 años le avalan. Os dejo con la primera parte de su artículo.

MACROBIÓTICA VIVA: EL FUTURO DE SU ENSEÑANZA

Las enseñanzas macrobióticas sobre la dieta, la salud y la vida fueron revolucionarias en los sesenta y setenta. Hoy, a medida que los profesores y practicantes se hacen mayores, podemos ver un alarmante número de enfermedades y muertes a edades relativamente tempranas. Esto supone un punto controvertido para un sistema que promete buena salud y longevidad.

Como profesor durante mucho tiempo, consultor y practicante de macrobiótica, siento que estos acontecimientos subrayan la importancia de la mejora, la revisión, la actualización continua y la re-evaluación de nuestro entendimiento.

Entender porqué profesores y practicantes han muerto más jóvenes de lo esperado es justo otra razón para la revisión de prácticas y enseñanzas. Las revisiones también son necesarias para que la macrobiótica siga siendo relevante hoy y en el futuro. Como forma de entender la salud y la vida, macrobiótica tiene un valor increíble para las futuras generaciones si se enseña de forma global.

SISTEMAS VIVOS VS SISTEMAS MUERTOS

Si las enseñanzas y prácticas de cualquier sistema nunca cambian, estas se vuelven una pieza de museo. No quiero decir que las piezas de museo no tengan valor. Se puede aprender mucho de estudiar textos y enseñanzas antiguas de Egipto, Tíbet, China, Japón, Europa y otros lugares alrededor del mundo. Lo importante de aprender del pasado es que nosotros también podemos poner en práctica esas enseñanzas aquí y ahora. Nosotros revisamos las enseñanzas del pasado para nosotros mismos o para la gente a la que enseñamos, basándonos en los resultados que experimentamos hoy.

Puede costar muchos años desvelar para los tiempos modernos lo que funcionaba y lo que no funcionaba de las enseñanzas antiguas. Yo he dedicado mi práctica e investigación a descubrir respuestas a está cuestión desde la muerte de Aveline Kushi en 2001 [1]. Tengo que agredecerle a ella todo este viaje. Lo que he aprendido y desarrollado ha ayudado a mejorar la salud de mucha gente.

En un sistema vivo nosotros necesitamos mantener nuestros ojos bien abiertos para evaluar si nuestras prácticas funcionan o no y si conseguimos los efectos deseados. Práctica, evaluación y ajustes son importantes aspectos de los sistemas vivos. Si nosotros nunca revisamos o alteramos las enseñanzas y prácticas de un sistema, entonces el sistema está muerto. Sistemas muertos tienen beneficios limitados.

La macrobiótica para permanecer válida como forma de entender la salud y el vivir, necesita estar continuamente abierta a la revisión. En otras palabras, los sistemas vivos están basados en el principio universal de que todo debe cambiar. Hay algunas áreas en la práctica y educación macrobiótica que yo siento necesitan revisión y continuo desarrollo.

MACROBIÓTICA COMO FILOSOFÍA

Mucha gene piensa que  la macrobiótica es una dieta vegana, o más o menos vegana, y un régimen para el cáncer. Si nosotros miramos la palabra “macrobiótica”, desde una perspectiva más amplia, el significado literal derivado del antiguo griego, es el camino de la longevidad. Longevidad y salud sostenible surge de la práctica de la filosofía del equilibrio en nuestra vida. Profesores tales como George Ohsawa y Herman Aihara fueron modernos intérpretes de un sistema que es tan antiguo como la humanidad. Sus buenas comprensiones fueron interpretaciones de la macrobiótica para sus tiempos. Hipócrates, quién acuñó el término macrobios, tuvo una interpretación acorde a su tiempo. Como Ohsawa y Aihara las recomendaciones estuvieron basadas en los principios del equilibrio en la vida diaria.

En esta definición más amplia, durante eones, el camino de la longevidad según los principios del equilibrio ha sido aplicado por personas alrededor del mundo al cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu. Tradicionalmente la gente estudió y practicó la longevidad física, la longevidad mental, la longevidad emocional y la longevidad espiritual. Una lectura más profunda de las enseñanzas antiguas revela que el factor clave que conecta todas estas enseñanzas es la filosofía del equilibrio.

Desde un punto de vista filosófico, no existe tal cosa como una dieta macrobiótica o un estilo de vida macrobiótico. Por el contrario, existe una forma macrobiótica de pensar en la dieta, el estilo de vida, la espiritualidad, la salud emocional, el cáncer, la enfermedad. etc. El problema con una definición estrecha es que ésta excluye el uso de muchas otras variedades de alimentos naturales, y otras muchas modalidades sanatorias que promueven la salud, de esta manera da la impresión de que hay  sólo una manera macrobiótica de curarlo todo. Desde el sentido común, esto no tiene sentido; todos nosotros somos diferentes y necesitamos ajustes en nuestra vida diaria para nuestras necesidades individuales.

Los alimentos naturales han sido consumidos por culturas que eran macrobióticas, longevas y sanas. Es la hora de enseñar a la gente como aplicar esta filosofía del equilibrio a todos los alimentos y aspectos de la vida. El objetivo de esta forma de pensar es tener más libertad y mejor salud física, emocional, mental y espiritual.

Las guías de alimentos son útiles para la gente que ha comido dietas modernas. Estas guías deben ser amplias para que cualquiera pueda practicarlas, reflejando las dietas macrobióticas o longevas como las practicadas alrededor del mundo. Por ejemplo, algunos alimentos tales como solanáceas o endulzantes suaves pierden sus efectos negativos cuando el propio cuerpo se equilibra.

Las culturas que practican el modo macrobiotico-longevo de comer valoran los productos animales salvajes y naturalmente criados. En las culturas conocidas por su gran longevidad; carne, lácteos, pescado u otros alimentos de origen animal han sido consumidos diariamente, sino en cada comida. Algunas personas, que aún enseñan lo que ellos llaman macrobiótica, están hablando acerca de este hecho y están sugiriendo comida animal de alta calidad. Yo conozco mucha gente que siguieron una dieta vegana-macrobiótica que, poco a poco,  están añadiendo carne de animales alimentados con yerba, productos lácteos, huevos u otros productos animales naturalmente criados con muchas mejoras para su salud.

De acuerdo con la filosofía del equilibrio, los productos animales tienen una energía concentrada que es constructiva y fortalecedora. Si estos alimentos se dejan fuera de la dieta, el resultado puede ser un cuerpo débil que lleva a la enfermedad. Insistir a todo el mundo que siga una dieta vegana o casi vegana (pescado una o dos veces a la semana), o sino ellos no serán considerados macrobióticos, no es seguir la filosofía del equilibrio. Al igual que cualquier otro sistema, relacionado con la salud o no, existe una tendencia hacia la institucionalización del pensamiento con un rechazo a nuevas ideas. Este ha sido el caso con la macrobiótica y la alimentación.

La alimentación vegano-macrobiótica de acuerdo con la filosofía del equilibrio es útil en situaciones determinadas. Comer de esta manera por un período de tiempo puede equilibrar a la gente con ciertos tipos de condiciones con excesos derivados de comer demasaiada carne “basura” criada de forma comercial. He visto gente que acude con enfermedades repetitivas o nuevas enfermedades a consecuencia de seguir ciegamente la misma dieta vegana que los curó. El problema es que nadie le ha dicho que hay opciones tales como incorporar productos animales naturales y/o suplementos para su salud.

Desde una perspectiva nutricional hay nutrientes que sólo son absorbidos o mejor absorbidos de alimentos animales de alta calidad. De acuerdo con la filosofía del equilibrio, si uno desea por razones ideológicas no comer animales, serían necesarios suplementos nutricionales para alcanzar el equilibrio. La vitamina B12 es sólo uno de los nutrientes que debemos de suplementar. Suplementos y plantas deben ser ajustadas para cada condición, personal e individual, pero hay algunas que son esenciales para todos los veganos en todas partes.

Notas:

  • [1] Aveline Kushi fue la mujer de Michio Kushi. Practicante de la macrobiótica, tanto en estilo de vida como en alimentación. Su muerte, a la edad de 78 años, por cáncer de útero, impactó a muchos de sus estudiantes y amigos, entre ellos John Kozinski. Constituyó una motivación para revisar y comprobar qué funcionaba y que no de las sugerencias macrobióticas.
  • Para ver la versión original del artículo puedes ir a Living Macrobiotics: the Future of Education.
  • Para ver un vídeo de John Kozinski publicado en Macrobiótica Mediterránea ir al post: La macrobiótica según John Kozinski

Cómo la macrobiótica me calentó las manos

Hace unas cuantas semanas publiqué un post sobre cómo la macrobiótica me congeló las manos; hoy veremos cómo me las calentó.

¿Cómo puede la macrobiótica hacer dos cosas opuestas a la vez?

Cuando estás aprendiendo algo por primera vez te ves obligado a seguir un modelo. ¿Cómo vas a aprender macrobiótica si no es siguiendo a alguien? Eso fue lo que hice yo al principio. Realicé dos cursos introductorios y seguí varios libros. Resultado de todo eso fue una dieta con las siguientes características:

- Pescado una vez cada 15 días.
– Nada de huevos.
– Nada de carne.
– Nada de lácteos.
– Nada de ensaladas.
– Medio litro, o menos, de agua al día, incluso en verano.
– Muchos cereales en grano al día. Unas 2 tazas al día (1 taza = 250ml) medido en crudo. Si estas interesado en el papel de los cereales en mis primeros meses de macorbiótica puedes consultar el post Comer muchos cereales no es macrobiótica.
– Legumbres cada dos días, aproximadamente 1 taza
– Utilización de tofu, tempeh y seitán.
– Nada de productos refinados, refrescos, dulces, embutidos, café, alcohol.
– Manzana o pera como únicas frutas. En verano en 2 ó 3 ocasiones el cuerpo me pidió intensamente sandía y melón. Al tomarlos me sentí de maravilla.
– Pocas reuniones sociales, condicionado por mi dieta selectiva.
– Carrera continua 20-30 minutos, no mucho más porque no me sentía con fuerza. Incluso me llegaron a doler los riñones en varias ocasiones al correr.

Seguí el modelo durante varios meses hasta que decidí viajar alrededor del mundo y aprender más sobre macrobiótica. Primero Francia, después EEUU, Inglaterra y más tarde Holanda. Al comprobar cómo otros interpretaban y llevaban a la práctica la macrobiótica, comprendí que la macrobiótica era un instrumento para poder ordenar nuestra alimentación, de tal manera que pudiese dar salud a cualquier persona, por diferente que fuese. Eso no quiere decir que tenga que utilizarse la misma dieta para todos, sino el mismo conjunto de principios, basados la mayoría en la medicina tradicional china. En ese momento, comencé a utilizar la macrobiótica para equilibrarme a mí, no a otro, sino a mí. Porque el modelo, la formula específica, quizás equilibre a miles o incluso a millones de personas, pero no a mí. Estos son algunos de los cambios que decidí realizar:

- Pescado: 3  veces a la semana.
– Carne: 1 vez a la semana o cada 10 días, de la máxima calidad posible.
– Pequeña cantidad de ensalada 1 vez al día, casi siempre en la comida.
– Menos cantidad de cereales, 1/2 taza al día.
– Legumbres 2 veces a la semana o más días si la cantidad es muy pequeña.
– Más cremas y platos caldosos y calientes.
– Utilización de verduras de raíz y tubérculos (no patata).
– Lácteos de forma ocasional, procurando que sean de buena calidad (ecológicos, enteros, etc.). Como mantequilla, yogur o queso. Raramente leche.
– Actitud más abierta a la hora de ir a comer a restaurantes o bar de tapas, disfrutando del momento con los amigos, pero también de las tapas y cervezas.
– Dulces de forma ocasional y sobre todo relacionado con eventos sociales, ya que el dulce no me atrae.
– Entrenamiento de pesas 4 veces por semana.

Las diferencias entre estos dos regímenes podéis verla por vosotros mismos en estas fotos. La primera de ellas es de Mayo de 2010. La segunda de Diciembre de 2014. Se llevan de diferencia 4 años y 6 meses. ¿Cuál de ellos tienen las manos congeladas?

 

Macrobiotica y mario

La primera foto es de Mayo de 2010, la segunda de Diciembre de 2014. ¿Quién tiene las manos congeladas?

 

Características, signos y síntomas del primer Mario:

  • Mucho frío ante la más leve brisa. Episodios frecuentes de manos blancas e insensibles después de pasar frío.
  • Incapacidad de realizar ejercicio físico intenso.
  • Aspecto triste y enfermizo comentado por varias de sus amistades y familiares.
  • 67 Kilogramos.
  • Rigidez mental, resistencia al cambio o reconocer lo que otros le estaban señalando.
  • Ni un grano, piel limpia aunque poco hidratada.

Características, signos y síntomas del segundo Mario:

  • Resistente al frío. No necesita el abrigo en todo momento ni tiene escalofríos con cualquier brisa.
  • Capaz de realizar ejercicio físico intenso, como ejercicios de fuerza en el gimnasio.
  • Sequedad en piel de la mano derecha que relaciono con el consumo ocasional de lácteos (lo he comprobado en varias ocasiones).
  • Un grano de vez en cuando.
  • Aspecto más positivo y sano.
  • Puntos de vista más flexibles.
  • 77 kilogramos.

Estos cambios ponen de manifiesto lo importante que es nuestra dieta y estilo de vida  para mejorar nuestra condición. Todos tenemos una constitución, que podemos definir como la fortaleza con la que nacemos, y una condición, que es muestro estado temporal, mejor o peor en función de las circunstancias. Podemos nacer con la constitución de Rafael Nadal y sufrir sobrepeso, colesterol alto y hierro bajo, o bien, estar en plena forma como es el caso. La macrobiótica te ayuda a sacar el máximo de tu condición.

La fórmula macrobiótica para perder peso

macrobiotica perder peso

¿Cuál es la fórmula macrobiótica para perder peso?

A veces logramos perder peso con solo apartar de la dieta los productos refinados, lácteos y dulces, pero otras veces es necesario ir más allá de lo obvio. En la entrada Un Método para perder peso con macrobiótica veíamos como utilizar modelos avanzados dentro del marco de la macrobiótica para conseguir la ansiada pérdida de peso. Hoy seguimos ampliando la información para saber qué hacer si queremos perder peso.

Edward Esko, consultor macrobiótico y uno de mis profesores en el Instituto Kushi, solía decir que para confeccionar una dieta macrobiótica teníamos que tener en cuenta qué alimentos quitar y qué alimentos poner. Yo lo formulo de la siguiente manera:

Dieta Macrobiótica = [- / +] A

Lo que significa que para llevar a cabo una alimentación macrobiótica hemos de reducir o evitar ciertos alimentos (-) y al mismo tiempo hemos de añadir otros (+). Finalmente hemos de realizar unos ajustes (A) en función del objetivo que queramos conseguir con esa dieta.

ALIMENTOS A REDUCIR PARA PERDER PESO (-)

Los alimentos que hemos de evitar si pretendemos perder peso son:

  • Grasas saturadas por su alto contenido en calorías y su efecto perjudicial para la salud, contribuyendo a aumentar los valores de colesterol y triglicéridos. Las encontramos en carnes, margarina, bollería, embutidos, queso y otros productos lácteos.
  • Proteínas de origen animal. Por su contenido en grasas saturadas (aunque no la veamos un filete de ternera o cerdo lleva una cantidad importante de grasa) y por su energía concentrada (o Yang) que nos lleva a tener más apetito por vino/cerveza o dulces.
  • Productos de pastelería y azúcares refinados. Nos aportan calorías vacías, nos “roban” minerales y acidifican el organismo; un cóctel anti-salud.
  • Exceso de aceite, tanto crudo como cocinado. Para una dieta de adelgazamiento no hemos de pasarnos con el aceite. Alrededor de 2 cucharadas es lo aconsejado para tener sus beneficios pero sin pasarnos de calorías.
  • Snacks salados y sal cruda en la comida. El consumo de patatas fritas, crackers, palitos de pan, etc. nos llevan a querer beber algún refresco, o más tarde sentiremos ganas por un dulce. Lo mismo sucede si añadimos sal directamente a la comida.
  • Dietas estrictas con mucho cereal y condimentos salados. Este punto hace referencia a un tipo de macrobiótica más estricta, surgida en los años 60-70 donde algunas comunidades macrobióticas defendían un dieta cargada de cereales y condimentos japoneses la mayor parte salados. El exceso de cereal y la deficiencia en el consumo de proteínas es algo que trato en la entrada Comer muchos cereales no es macrobiótica.
  • Platos pesados y fritos. El exceso de calorías y la pesadez que sentiremos tras comerlos nos van a hacer más difícil perder peso, por ello se recomiendan otros métodos de cocinado como veremos en el siguiente apartado.

ALIMENTOS A INCREMENTAR PARA PERDER PESO (+)

Si queremos perder peso de una manera sana es importante aumentar el consumo de los siguientes alimentos:

  • Verduras frescas, ligeramente escaldadas, hervidas y al vapor. Sobre todo en invierno aconsejamos el consumo de verduras cocinadas. No tienen porque estár demasiado hervidas, de hecho de esta forma perderíamos sus propiedades. Algunas ideas: brocoli al vapor (5 minutos), acelgas salteadas con una cucharadita de aceite (5 minutos), palitos de zanahoria escaldados (2 minutos). También puede funcionar el método Nishime (si no sabes lo que es pincha en Alternativa macrobiótica al hervido).
  • Variedad de ensaladas crudas y frutas de la estación. Las ensaladas las recomendamos con más frecuencia en verano, ya que la verdura cruda enfría mucho el organismo. Mejor en la comida que en la noche, ya ya que por la noche irritan más el sistema digestivo y pueden causar gases e hinchazón.  Elige frutas de estación y evita las tropicales que tienen una gran cantidad de azúcar. Dos frutas al día entre comidas es una buena dosis.
  • Proteínas vegetales. Para compensar la reducción en el consumo de proteínas animales puedes introducir en tu dieta proteínas de origen vegetal como legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, adzuki, etc), tofu, seitán, tempeh y hummus.

ALIMENTOS DEPURATIVOS QUE AYUDAN A LA REDUCCIÓN DE PESO (A)

En el caso de querer perder peso los siguientes ajustes van a contribuir de forma positiva:

  • Rabanitos. Los puedes añadir en láminas en las ensaladas. Si no te gusta su toque picante puedes sumergirlos en agua hirviendo durante 2 minutos.
  • Nabos y/ daikon. De la misma familia que los rabanitos ayudan a disolver las grasas y depurar de una forma más eficaz. Rallado en ensalada o hervido son dos formas agradables de tomarlo.
  • Champiñones. En realidad cualquier tipo de seta es adecuado para perder peso, por su alto contenido en nutrientes y bajo contenido en calorías. De paso ayudarás a tu sistema inmune, que aumenta con el consumo de estas.
  • El jengibre fresco mejora el metabolismo y la digestión. Se puede tomar en forma de infusión o añadir a diferentes platos.
  • Aderezos como el cebollino, el cilantro fresco o el perejil darán un sabor más intenso a nuestros platos.
  • Aliños para verduras y ensaladas. Utiliza el agua para no tener que utilizar tanto aceite. Por ejemplo, pon en un vaso: 1 cucharada de aceite, 1 cucharada de agua, 1/2 cucharada de vinagre de umeboshi y 1/2 cucharada de limón. Mezcla y añade a la verdura.
  • Algas. Su contenido en yodo contribuirá a aumentar el metabolismo, lo cual es algo que favorecerá la pérdida de peso. Nos aportan minerales y ayudan a depurar el organismo. Prueba el alga wakame o dulse, en ensaladas o en sopas, y también nos aseguraremos de que a nuestra dieta macrobiótica no le faltan minerales.

Fuentes: Se consulta el libro de Montse Bradford titulado La Nueva Cocina Energética, cuyas líneas han servido de guía y fuente de inspiración para lo redactado en esta entrada.

Muere Michio Kushi, pieza clave de la macrobiótica moderna

 

Michio Kushi y macrobiotica

Fallece Michio Kushi, considerado por muchos padre de la macrobiótica moderna.

Michio Kushi murió el pasado 28 de diciembre de 2014 en Boston. Michio fue uno de los profesores y consultores de macrobiótica más famosos por su labor como difusor de la misma a nivel internacional, la creación del Instituto Kushi y la publicación de decenas de libros dedicados a la macrobiótica. También fue el creador de los modelos teóricos de alimentación macrobiótica, como por ejemplo la pirámide o el gráfico circular.

Recuerdo contar a Kenneth Prange -consultor macrobiótico y estudiante de Kushi en sus primeros años-  como toda una generación de jóvenes quedó fascinada por un hombre como Michio Kushi, que recién aterrizado en Inglaterra y les hablaba por primera vez del Yin y del Yang, de los 5 elementos y de cómo la alimentación influía en la salud y la conciencia de las personas.

“Michio Kushio tenía una habilidad especial para inspirar a la gente” comenta John Kozinsky, estudiante suyo durante muchos años y ahora consultor macrobiótico en Estados Unidos. Continúa diciendo: “Michio inspiraba a la gente de tal modo que comenzaban a estudiar uno de los temas surgidos en sus charlas. Estos podían ser diagnóstico facial, Nine Star Ki o el uso de los alimentos de forma medicinal. Al cabo de los años muchos de estos estudiantes superaron a Michio Kushi en los temas específicos donde habían decidido profundizar. Michio era muy bueno encendiendo la chispa”.

Su contribución ha sido clave. Gracias a la macrobiótica somos más conscientes de los efectos que tienen los distintos alimentos en nuestro organismo y es más fácil recuperar la forma de cocinar tradicional, más en consonancia con los ritmos estacionales.

En el momento de su muerte Michio tenía 88 años. Aún siendo grande su contribución al mundo de la salud, su vida no ha estado libre de controversias, ya que él mismo tomaba café y fumaba. Le diagnosticaron cáncer de colon cuando tenía 81 años, teniendo que ser operado para extraerle los tumores. A ello se suma que su mujer murió a los 78 años  y su hija Lily a los 41, ambas de cáncer de cuello de útero. Su hijo Phiya Kushi escribe extensamente sobre el tema en su post titulado Cáncer en la familia: Cómo y porqué sucedió (por el momento en inglés).

Lo que no cabe duda es que merece todo nuestro reconocimiento por la labor realizada en pos de la salud y la felicidad de las personas. ¡Gracias Michio!

Cómo la macrobiótica me congeló las manos y me las volvió a calentar

 

Macrobiotica y manos frias

¿Por qué la macrobiótica estándar puede congelarte las manos?

En ocasiones ocurre que el modelo que se utiliza para enseñar algo no corresponde con la solución idónea que ese modelo es capaz de proporcionar. Veamos que  quiero decir con ello.

Durante mi primer año de alimentación macrobiótica recuerdo caminar por la calle con las manos heladas. Llegaba a casa con las manos congeladas, tanto que tenía que ponerlas unos minutos debajo del grifo caliente antes de poder hacer cualquier otra cosa. A veces se quedaban blancas e insensibles. Sufría la misma sintomatología que la enfermedad de Raynaud.

Enfermedad de Raynaud: Es una afección en la cual las temperaturas frías o las emociones fuertes causan espasmos vasculares que bloquean el flujo sanguíneo a los dedos de las manos y de los pies, las orejas y la nariz.

En una ocasión René Lévy me cogió las manos para despedirse al final de una de mis estancias en Cuisine et Santé, y me dijo: “¡Oh, manos heladas!”. Me aconsejó introducir mas alimentos yang a mi alimentación, por ejemplo trigo sarraceno, gomashio… “pero no demasiado” añadió.

Conforme iba estudiando macrobiótica fui realizando cambios en mi dieta. Desde hace dos años las manos ya no han vuelto a ponerse blancas. El invierno dejó mi cuerpo. ¿Qué ocurrió?  ¿Por qué, si se supone que la macrobiótica es una forma de comer sana y que previene enfermedades, lleva a tales desequilibrios?

Porque en esos casos el modelo general que se utiliza para enseñarla no es la dieta que mas equilibra a la persona X.

Existen dos modelos básicos que se utilizan para enseñar la macrobiótica:  la pirámide y el gráfico circular.

piramide integral de macrobiótica

Pirámide macrobiótica. Modelo que se utiliza para la introducción y enseñanza de la dieta macrobiótica. [Extraída del extra nº12 de la revista Integral]. Pinchar en imagen para ampliar.

 

guia macrobiotica salud editada

Porcentajes de alimentos para una dieta macrobiótica orientada a la recuperación de la salud, que coincide a grandes rasgos con la dieta macrobiótica estándar. Imagen: Verne Varona (2009)

Si el seguir estos dos modelos le devolviese la salud a todo el mundo, querría decir que todas las personas compartimos las mismas circunstancias (constitución, clima de la zona donde residimos, puntos débiles/fuertes, estilo de vida, etc.) y eso no es cierto. Por tanto, como las circunstancias de las personas cambian, la dieta ideal que nos equilibra -nuestra dieta macrobiótica- por definición ha de ser diferente de la de los otros; y es aquí donde entra la figura del consultor macrobiótico, que es el encargado de adaptar la dieta a cada circunstancia. Querer aplicar la misma regla a todo el mundo sería como utilizar el plan de entrenamientos de Rafa Nadal para poner en forma a, por ejemplo: un niño de 12 años, un hombre de 53 que no ha hecho ejercicio en su vida, una anciana… Lo mismo ocurre cuando recomendamos a todo el mundo comer según el modelo estándar que se utiliza para la enseñanza de la macrobiótica.

Tomates en macrobiótica

Macrobiotica sin tomates

¿Por qué los tomates tienen mala fama en macrobiótica? [Foto: Aaron Corey, Flickr]

La mayoría de las personas se sorprenden cuando en su primer encuentro con la macrobiótica les dicen que los tomates NO están recomendados. “¿Por qué? Si los tomates son una verdura y todas las verduras son sanas? Tienen pocas calorías, son refrescantes, ingrediente fundamental de la ensalada.”

¿Por qué no se recomienda el tomate?

YIN-YANG Y FAMILIA BOTÁNICA

En la macrobiótica tradicional el tomate se considera un alimento extremo Yin. Los alimentos Yang son los que hacen que nuestra energía vaya hacia el centro, es decir se contraiga (carne, huevos, alimentos salados, etc.) mientras que los alimentos extremos Yin hacen que nuestra energía se disperse (alcohol, azúcar, café… y también tomates). Al provocar este efecto dispersador, que se podría manifestar como debilidad, enfriamiento o dolor articular, no se recomienda.

Si nos dejamos guiar por la botánica, aprendemos que el tomate forma parte de una familia de plantas que contiene alcaloides,  sustancias tóxicas para el ser humano que las plantas utilizan para defenderse de los animales herbívoros. Esta es la familia de las solanáceas. De esa misma familia también son el tabaco, la belladona, la madrágora. Olga Cuevas nos comenta que la solanina es muy estable y no se destruye con la cocción ni con la digestión, por lo que se almacena en el cuerpo. En cantidades altas, la solanina es muy tóxica. Muchas personas sensibles a la solanina sufren trastornos en su estado de salud físico y psíquico, destacando la calcificación de los tejidos blandos, proceso que sucede en la artritis, la artritis reumatoide, la arteriosclerosis, la insuficiencia coronaria, la esclerosis cerebral, los cálculos renales, la bronquitis crónica, alosteoporosis, la hipertensión y el lupus eritematosos. Puede ocurrir que tras una comida donde abunden los tomates (también patatas y pimientos) tener dolores musculares y calambres que se atribuyen a la falta de calcio en sangre (la solanina lo retira).

El Dr. Peréz -Calvo Soler corrobora lo aportado por la anterior autora:

Si tomamos una cantidad importante de tomate y patata durante unos días, podemos notar alguna molestia en la esfera musculoesquelética, cuya causa no sabremos explicar y que no será otra que la acumulación de solanina. Si uno tiene una vida sedentaria y sufre de la espalda o de las rodillas, lo mejor es renunciar al tomate ya las patatas.

Tanto su clasificación como alimento extremo Yin, como su contenido en alcaloides (sustancias tóxicas para el ser humano), hacen del tomate un “NO recomendado” como alimento habitual por la macrobiótica.

NUEVAS TENDENCIAS APRUEBAN EL TOMATE

Autores como Beliveau y Gingras, en su libro Alimentos contra el cáncer, comentan que aunque es verdad que proviene de una familia de plantas muy tóxicas, el tomate maduro tiene tan reducidas cantidades de estas sustancias que no afectaría a la salud. Afirman que las raíces, tallos, hojas e incluso en el fruto verde, existe grado de toxicidad pero no así en el fruto maduro. Recomiendan su consumo por su contenido en licopeno, un potente anticancerígeno. Para aprovechar el licopeno al máximo sugieren tomate maduro y frito en aceite de oliva.

Montse Bradford, autora de libros de cocina de línea claramente macrobiótica, utiliza los tomates en algunas de sus recetas.

Hace unas semanas, en un encuentro que hubo en Portugal donde participaron numerosos consultores macrobióticos a nivel internacional, se sugirió el dejar de “prohibir” los tomates ya que eso espantaba a personas que pudiesen estar interesadas en la macrobiótica. Por el contrario recomendaron poner énfasis en la recomendación de una dieta rica en verduras, cereales y legumbres.

BUENO Y MALO

“El significado depende del contexto” se dice en semántica. Muchas veces el significado de una palabra depende de las palabras que la rodean. De la misma manera el significado de un alimento dependerá de la situación y condición del que lo coma. Steve Gagné nos ayuda en este sentido y nos habla de los efectos positivos y negativos del tomate.

1) Positivos: (a) El tomate puede ayudar a reducir el exceso de grasa acumulada en el cuerpo; (b) Puede enfriar un organismo excesivamente calentado; (c) Calma y limpia el exceso de calor del hígado.

2) Negativos: (a) Su consumo en exceso está relacionado con la artritis  y los problemas de piel, especialmente las semillas; (b) Contribuyen a la rigidez de las articulaciones y músculos; (c) Dan a la piel un aspecto sucio, oscuro y  acartonado.

¿Conoces algún otro efecto -positivo o negativo- del tomate? ¿Has observado algún síntoma al consumirlo? ¿Cómo te sienta el tomates? ¿Cuál es tu experiencia? Participa y enriquece este post con tus comentarios =)

Trucos para que el niño coma sano

Macrobiotica sana para niños

¿Puede cautivar la macrobiótica a un niño? Vamos a necesitar algunos trucos.

¡Cada vez le gustan menos cosas! ¡Sólo quiere chino, burguer king, alitas de pollo!

¿Os suenan tales frases? Puede que vuestros hijos estén cayendo en una adicción, sí, adicción a la comida basura.

Hace ya 25 años el profesor Mariano García Rollán, advertía en su libro los peligros de una nueva forma de alimentarse que estaba llegando a España: El régimen de cafetería, que definía como “el hecho de tomar, a cualquier hora, alimentos de preparación rápida o que se compran ya preparados para comer directamente, y que tienen sabores fuertes agradables (dulces, salados, con especias o salsas), así como bebidas dulces y estimulantes”.

Mediante este tipo de alimentación se engaña al paladar pero no al organismo, que progresivamente nos protestas a través de síntomas o analíticas elevadas en glucosa o colesterol. Las hamburguesas y otros alimentos sabrosos contienen gran cantidad de grasas mientras que las cosas dulces son calorías vacías.

Mariano  también nombraba en aquellos tiempos el posible poder adictivo de estos alimentos, que 20 años después confirmamos con experimentos y descubrimientos científicos, puedes verlo en Supera la adicción al azúcar con macrobiótica. El autor escribe:

Se han hecho experiencias muy significativas con ratas, para ver hasta donde llegaba el grado de “adicción”. Las alimentadas cierto tiempo con régimen de cafetería despreciaban la comida bien equilibrada y sana que tenían al lado y se jugaban la vida, atravesando un largo túnel con temperaturas de congelación, para llegar a donde estaban colocados los alimentos tipo cafetería. A pesar de que las ratas saben instintivamente regular su balance energético controlando las cantidades que comen, los animales de las experiencias que comentamos se hacen adictos a los alimentos sabrosos somo si se tratase de una droga, comen más de lo necesario, y se ponen obesos. Se ha comprobado en su cerebro la liberación de sustancias cuyos efectos placenteros y estructura química recuerdan a los alcaloides del opio. Quizás por un motivo semejante algunas personas acaban tomando demasiadas golosinas como satisfacción de su tensión emocional, sin que ellas lo sepan.

En cuanto a los niños, el equivalente del régimen de cafetería es la ingestión de bollos dulces, bizcochos de chocolate y mil clases de preparados que dan gusto al paladar y que se toman a cualquier hora. Se comprende que es muy difícil hacer comer un buen plato de verduras a un niño que ha estado comiendo a casa momento tiernos bollitos dulces sabor a tarta o bolsitas de cosas fritas crujientes. Al final será un niño gordito, pero muy mal alimentado, que acabará con problemas de salud más pronto o más tarde.

¿Puede ayudarnos la macrobiótica en estos casos? Sí y no.

La alimentación macrobiótica no va a cautivar a ningún niño entre 8 y 12 años que haya probado las hamburguesas, comida de los chinos, etc. Le parecerá insulsa y muy poco atractiva visulamente, cosa que también sucede con muchos de los adultos. ¿Arroz integral, verduras al vapor y legumbres? ¿Qué va a hacer todo eso frente a una hamburguesa con queso y patatas con ketchup? Exiten diferentes tipos de adultos: Adultos que comen según el paladar, adultos que comen según como sienten su estómago después de comer, adultos que comen según lo que su mente les dicta dependiendo de lo que han leído o escuchado, adultos que comen según las emociones que están sintiendo, etc. Pero los niños, la inmensa mayoría, comen según el paladar y eso es algo que tenemos que tener en cuenta para introducirles o re-conducirles hacia la comida sana.

Para hacer posible esa re-conducción hacia la comida sana, os dejo algunos consejos que he comprobado que funcionan. Os invito a aumentar esta lista de consejos que nos hagan más fácil el alimentar correctamente a nuestros hijos:

1. MEZCLAR SANO Y NO SANO

La mente tiende a pensar en categorías de todo o nada. O nos inclinamos hacia las verduras y los cereales o hacia las hamburguesas y los refrescos. A la hora de re-conducir la alimentación de los más pequeños la combinación “Sano”-“No sano” puede jugar en nuestro favor. De esta manera, el niño puede admitir un alimento que de primeras rechazaría. Con el tiempo puede llegar a olvidarse o descartar la parte “No sana” del menú. Ejemplos de esta combinación serían:

  • Arroz integral con una salsa comercial que sabemos que les gusta
  • Verduras salteadas que servimos con ketchup
  • Bocadillo de un buen pan con el contenido que nos pidan (embutido, nocilla, etc.)

2. ASOCIAR DOS ALIMENTOS EN UNA MISMA COMIDA

Podemos servir siempre un alimento que guste mucho con otro que guste menos pero que sea más sano. Por ejemplo, ensalada con rollitos de primavera que hemos pedido del chino. Puede que al principio se dejen en el plato lo sano, no hay que desesperar. Otros ejemplos:

  •  Hamburguesa con brócoli y zanahoria escalfada.
  • Arroz tres delicias con pescado (empanado suele tener más éxito)
  • Fajitas con ensalada

3. APROVECHAR EL HAMBRE

Hay un dicho americano que dice algo así: No puedes obligar a un caballo a ir al río, pero puedes darle sal.

Podemos aplicar la misma lógica con los niños. Es probable que no quieran algo concreto para comer, pero si eso es la única opción que tienen después de una larga tarde de juegos lo más probable es que se lo coman. Una ocasión ideal sería cuando los recogemos de algún sitio donde hayan estado jugado o concentrados y ya sea la hora de comer algo. Por ejemplo, al recogerlos del colegio o de las actividades deportivas de la tarde.

4. IMITAR EL PLATO BASURA

La imagen SÍ que cuenta cuando se trata de alimentar a los más pequeños. Imitar platos famosos como una hamburguesa, pizza o pasta puede ser una forma de hacerles comer algo sano. Se puede preparar un menú tipo McDonald: Una buena hamburguesa, pan y patatas fritas en casa. Cambia mucho respecto al menú comprado en el real McDonald. Un detalle: Una vez vi en un reportaje que la comida en McDolnald no se servía envuelta o en cajas por casualidad. Habían descubierto que a los niños les encanta abrir paquetes.

5. ESCONDER LO BUENO

Si no quieren comer verduras podemos jugar a espías. Aprovecha cualquier salsa para esconder una zanahoria o una hoja de acelgas trituradas o cortadas muy finas de forma que pasen inadvertidas. En platos tradicionales como unas lentejas, alubias o un arroz caldoso también podemos triturar algunas verduras y añadirlas al caldo. También podemos aprovechar comidas que se comen envueltas, tipo fajitas o rollitos de primavera.

¿Conoces algún otro truco? Por favor, compártelo con nosotros a través de los comentarios. Nuestros hijos saldrán ganando.

Si estás interesado en la alimentación macrobiótica para niños puedes ir a los siguientes posts:

 

Muesli casero macrobiótico

muesli y macrobiotica

La macrobiotica también dispone de alternativas rápidas para el desayuno.

¿El desayuno típico de la macrobiótica te resulta muy pesado de preparar o no encaja dentro de tus costumbres? ¿Te gustaría algo ligero? ¿Algo que aún siendo rápido también tenga el gusto de lo casero?

Puedes recurrir a la receta de hoy: Muesli casero. Sarah Brown, en su libro La Biblia Vegetariana, nos enseña cómo hacerlo. Entre paréntesis añado mis modificaciones. Lo tomo a temporadas, cuando sé que voy a tener poco tiempo por la mañana o cuando noto que me apetece algo crujiente y diferente al desayuno tradicional.

Ingredientes:

  • 250 g de copos de avena
  • 50 g de almendras (las suelo partir en 2 ó 3 trozos, de lo contrario una entera es demasiado para un bocado)
  • 50 g de pipas de girasol
  • 50 ml de aceite de girasol (3 cucharadas de aceite de sésamo)
  • 50 ml de extracto de malta (3 cucharadas de melaza de arroz o cebada)
  • Una pizca de sal (importante, da ese pequeño contraste que resalta el sabor dulce)

Elaboración:

(1) Mezclar todos los ingredientes en un cuenco.

(2) Añadir un poco de agua para humedecer la mezcla.

(3) Extender en una bandeja y meterla en el horno a 120º hasta que los copos estén dorados. Se puede ir mirando y removiendo la mezcla hasta alcanzar el punto deseado.

(4) En caso de querer añadir pasas o frutas deshidratadas las añadimos al sacar el muesli del horno. En la foto podéis observar que yo añadí pasas y pera deshidratada.

Los alimentos que preparamos en casa tienen algo diferente. Un pan hecho en casa, unas galletas o el muesli que presentamos en la entrada de hoy, tienen algo que la industria no puede igualar. Quizás sea el hecho de personalizarlo, le ponemos justo lo que nos gusta, o quizás la sensación de bienestar que da el cerrar un ciclo: uno crea, contempla y destruye, y así se da paso a la siguiente creación.

Para saber más sobre el desayuno en macrobiótica puedes ir a: Macrobiótica en casa, un desayuno típico y Crema macrobiótica de mijo y semillas para el desayuno.

Macrobiótica: ¿Trampolín o cárcel?

Macrobiotica y conciencia

Más allá del alimento que elegimos está la conciencia que tenemos.

La macrobiótica puede ser un trampolín que nos permita alcanzar la alimentación consciente, o bien, una cárcel de creencias y prácticas donde quedarnos encerrados por el resto de nuestras vidas.

¿Como saber si es una cosa u otra?  Podemos utilizar las siguientes pistas:

Macrobiótica como caja, cárcel o limitación a la hora de mirar al mundo. Posibles signos y/o síntomas:

  1. Tiras de golpe y porrazo todos los alimentos prohibidos que están en tu despensa y los sustituyes por los permitidos y recomendados.
  2. Te levantas una o dos horas antes para preparar la comida y llevártela al trabajo, lo que supone un esfuerzo extra que difícilmente se verá recompensado por la comida que te preparas.
  3. Te pasas sin comer tres, cuatro o cinco horas porque a tu alcance solo hay comida… prohibida.
  4. Empiezas a decir que los alimentos no recomendados te sientan mal, cuando los habías comido sin problema hasta entonces.
  5. Dejas de ir con algunas de tus amistades porque ellos sólo quedan para comer comida basura.
  6. Intentas convencer a los demás de lo conveniente de alimentarse como tú lo haces. Te sienta mal si lo rebaten.
  7. Empeora tu aspecto, los demás te lo dicen sin parar y tú lo justificas o lo atribuyes a otras causas, esta dieta maravillosa no puede tener la culpa.
  8. Atribuyes los males de la gente al tipo de alimentación que llevan, cuando existen infinidad de causas que podrían estar explicando lo que les pasa.

Macrobiótica como trampolín o medio para alcanzar una alimentación consciente (para saber más sobre alimentación consciente ir a Macrobiótica vs Alimentacion Consciente). Síntomas y/o signos:

  1. La teoría macrobiótica te ayuda a conocer alimentos nuevos que de no ser por ella seguirías ignorando. Los pruebas, descartas los que te van mal e introduces en tu dieta los que te sientan bien.
  2. Te das cuenta de la relación existente entre un alimento (p.e. lácteos) y síntomas que venias observando en ti pero no sabías cómo remediar (alergia al polen, mucosidad). Dejas ese alimento y tu salud mejora enormemente.
  3. Descubres que la macrobiótica recomienda estilos de cocina tradicional y aprovechas la ocasión para sacar del armario el libro de recetas antiguas de tu abuela.
  4. Comprendes la importancia de que los alimentos sean reales, es decir,  que nuestro organismo los reconozca, y por tanto dejas de tomar snacks o alimentos precocinados, aunque los utilizas cuando la ocasión lo requiere. Mejor comer snacks, galletas, barritas, pizzas precocinadas,… que pasar hambre.
  5. En momentos específicos en los que tu salud no está bien, aplicas estrictamente las recomendaciones macrobióticas. Recuperas la salud en pocos días, tras ello vuelves a una alimentación menos estricta.
  6. Sigues la filosofía “Non credo” tan divulgada por George Ohsawa o Michio Kushi, en la que se promueve el no creer las cosas y seguirlas, sino probarlas y según nuestra experiencia actuar. Un ejemplo: el té kukicha me da sed, por tanto no lo tomo, prefiero infusión de tomillo o algunas mezclas tipo indú.
  7. Comprendes que la alimentación es una dimensión más de nuestra experiencia humana, que comparte importancia con otras dimensiones como la social, la psicológica o la emocional. Intentas mantener un equilibrio entre todas estas áreas.
  8. Tienes en tus armarios leche, azúcar y coca-cola porque sabes que a tu hermano le gusta y de esta manera haces que esté más feliz cuando te visita.

« Older Entries

 
Back to top