Introducción

En el texto que sigue resumo el movimiento macrobiótico. Leerlo te permitirá tener unas nociones básicas y entender mejor los posts de Macrobiótica Mediterránea.

Esta web es una plataforma que apoya la enseñanza de la macrobiótica tal y como la concibió Michio Kushi.

EL MOVIMIENTO HISTÓRICO

GEORGE OHSAWA

Ohsawa y macrobiótica

La macrobiótica comienza con George Ohsawa.

George Ohsawa (1893-1966) fue un señor japonés que defendió el uso de una alimentación casi vegetariana, atribuyéndole la capacidad de sanar y de fortalecer al individuo. Sus recetas propuestas eran marcadamente japonesas y sencillas. Utilizó la teoría del yin-yang para describir las cualidades de los alimentos y el porqué de la conveniencia de tomarlos o no. Muchas de sus afirmaciones fueron radicales y descabelladas, otras supusieron el inicio de un movimiento que hoy se traduce en la alimentación biológica y en la conexión entre dieta y salud. En un principio sus enseñanzas no tenían nombre, hablaba sobre la “forma natural de vivir”. Fue en los 50 cuando adoptó el nombre de macrobiótica, cuyas raíces griegas significan “larga vida”. George Ohsawa tuvo varios estudiantes que, repartidos por el mundo, comenzaron a enseñar y a tener sus propias escuelas. Dos de estos estudiantes llegaron a superarlo en su labor divulgativa: Michio Kushi y Aveline Kushi.

Otros estudiantes de Ohsawa fueron: Herman y Cornelia Aihara, Shizuko Yamamoto y Réne Lévy.

MICHIO KUSHI Y AVELINE KUSHI

Michio Kushi (1926-2014) y Aveline Kushi (1923-2001) comenzaron a enseñar macrobiótica en los años 50, en Estados Unidos. Las charlas de Michio atrajeron a toda una generación de jóvenes en busca de nuevas formas de ver el mundo. Aunque, en un principio Michio trataba temas tan variados como el origen de la vida y de la humanidad, la crianza, las curaciones, la acupuntura, o la agricultura biológica, progresivamente se fue centrando en la comida, motivo por el que sería conocido en todo el mundo. Aveline, por su parte, impartió clases de cocina y supuso una pieza clave en la consecución de otros proyectos como la creación de una escuela en Becket, Massachusets,  donde se formarían numerosos estudiantes. La actividad de los Kushi fue muy fecunda, dando lugar a infinidad de charlas, numerosos libros, una escuela y otras actividades como restaurantes y tiendas de alimentación natural y biológica. Michio y Aveline tocaron a mucha gente que, a su vez, montaría otras tiendas, restaurantes o escuelas dedicadas a la macrobiótica.

ESTUDIANTES DE KUSHI

Tras los Kushi vinieron sus estudiantes con aportaciones nuevas , en ocasiones algo contradictorias entre si, pero todos ellos asumiendo la validez del núcleo de las enseñanzas macrobióticas de Kushi. Algunos de estos estudiantes, hoy profesores, que mantuvieron un contacto estrecho con Michio y Aveline, fueron: Edward Esko, Bill Tara, Denny Waxman, Francisco Varatojo, Adelbert Nelissen, Michael Rossoff, Murray Snyder, Bill Spear , Ryk Vermuyten, Marc V. Cauwenberghe, John Kozinski, y otros.

En esta categoría merece una mención especial Alex Jack, que participó en un gran número de libros de Michio Kushi y Aveline Kushi, como coautor y/o editor. Sin él, posiblemente, la difusión de la macrobiótica hubiese menguado.

Si consideramos a los Kushi y sus coetáneos el inicio de las enseñanzas formales de la macrobiótica, existen ya varias generaciones de profesores.

Los Kushi y sus coetáneos (1ª generación) -> Los que aprenden de los Kushi constituyen la 2ª generación de profesores  – > Los que aprenden de los que aprendieron de Kushi constituyen la 3ª generación de profesores.

Hoy en día,  el mundo es distinto al que vio nacer a la macrobiótica y, por tanto, son necesarios cambios en las formas de comunicarla, y un desarrollo de sus enseñanzas en consonancia con los conocimientos de la época. Esta web trata de afrontar tales retos.

LAS ENSEÑANZAS

Michio Kushi profesor macrobiótica

El máximo exponente de las enseñanzas macrobióticas es Michio Kushi. Tal título se lo otorgan los casi 50 libros que publicó, la infinidad de charlas que impartió alrededor del mundo y la creación de escuelas, tanto de forma directa (Kushi Institute) como  indirecta, al inspirar y formar a estudiantes que crearían sus propias escuelas.

Preguntarse de qué trataban las enseñanzas de Kushi es preguntarse qué es la macrobiótica.

La forma más sencilla de explicar que es la macrobiótica es esta:

Entender el orden natural y aplicar dicho entendimiento a nuestras acciones diarias. De este modo, tendremos más salud y sentiremos más felicidad.

Pero la macrobiótica se conoce únicamente por su dieta, y ello se debe a que tanto Ohsawa como Kushi recomendaban empezar por cuidar lo que se come, ya que condiciona fuertemente cómo nos sentimos y pensamos. Si cuidamos lo que comemos dispondremos de la fuerza y la claridad suficiente para seguir ordenando nuestra vida en otros aspectos.

De esta manera las enseñanzas de Kushi, al principio algo dispersas, empezaron a centrarse en la importancia de alimentarse de acuerdo al orden natural. Creó un modelo al que llamaría Dieta Macrobiótica Estándar, ejemplificado en un gráfico circular y posteriormente en una pirámide nutricional. Ese modelo es el más utilizado para enseñar qué es la macrobiótica.

LA COCINA

Aveline Kushi profesor macrobiótica

La cocina macrobiótica que se enseñaba en la edad de oro de la misma, años 80 y 90, era una cocina de corte japonés. Una cocina muy sencilla. Se usaban gran variedad de cereales, hortalizas, verduras y legumbres. Una mínima cantidad de frutas y pescado. Se excluían se forma sistemática algunos alimentos por considerarse muy yin (el tomate, la berenjena, la patata y los pimientos), o muy yang (los huevos, la carne roja, las aves o los salazones). Es una cocina tan sencilla y desprovista de alimentos procesados que, en muchas ocasiones, es suficiente para que el cuerpo recupere la salud. El mayor inconveniente es que se aleja de las costumbres de la mayoría.

La referencia más importante de este tipo de cocina es Aveline Kushi, publicando decenas de libros al respecto.

EL SIGNIFICADO

El trabajo realizado por Ohsawa y los Kushi constituye una fuente de conocimientos de valor incalculable. El nivel de profundidad alcanzado en el uso de los alimentos y la extensión de su obra no ha sido aún superado por ninguna corriente dietética, a excepción del enfoque reduccionista, pero a la vez necesario, de la nutrición moderna. La macrobiótica dota a la nutrición moderna de importantes comprensiones. Kushi escribió en 1987:

La gente a menudo me pregunta, “¿Cuál es la diferencia entre la macrobiótica y la nutrición?”. Nutrición, el estudio del alimento individual, de los componentes físicos por separado (grasas, vitaminas, aminoácidos, y lo demás) es un campo de la ciencia excitante y muy valioso, pero éste representa solo un fragmento del verdadero estudio de los alimentos. En este sentido, la nutrición podría etiquetarse como microbiótica. El conocimiento sobre la mecánica física de las cuerdas vibrando de un violín, no puede explicar la majestuosidad de una gran sinfonía; de la misma manera, la ciencia de la nutrición sola, no puede esperar de forma realista descifrar las prácticas dietéticas y de salud de una nación.

La forma de alimentarse del futuro deberá incluir ambas, nutrición y macrobiótica. Independientemente del nombre que se use, llegará a entenderse la alimentación desde abajo (nutrientes) y desde arriba (orden cósmico). Nos ha tocado vivir la transición hacia una nutrición que entienda el orden natural.

_____________

NOTAS

[1] Cita de Michio en: Kushi, M. (1987). Obesity, Weight Loss and Eating Disorders. Tokyo and New York: Japan Publications, Inc. Pág. 16.