Publicado el

Recetas macrobióticas con cereales (3)

cereal para recetas macrobióticas
Al dominar las recetas macrobióticas con cereales damos un gran paso adelante hacia una vida más sana y vital

Hoy vamos con tres platos que podemos considerar recetas macrobióticas básicas, aquellas que nos den un fondo lo suficientemente amplio como, a partir de ahí, explorar por nuestra cuenta el mundo de la cocina sana. Seguimos con Michio Kushi y Alex Jack, que en su libro “The Macrobiotic Path to Total Health” nos ofrecen numerosas recetas con las que poder mejorar nuestra condición.

ARROZ FRITO CON VERDURAS

Este arroz va muy bien para nuestra zona geográfica donde, a diferencia de los países asiáticos, cocinamos el arroz con aceite, como por ejemplo, los distintos tipos de paella.

Ingredientes

  • 2 vasos de arroz integral ya cocido
  • 1 rama de apio partido a dados
  • 1 cebolla a dados
  • 1 zanahoria a dados
  • Aceite de sésamo
  • Varias cucharadas de agua
  • Una cucharada de shoyu

Elaboración

(1) Sofreír las verduras con un poco de aceite de sésamo hasta que estén dorados pero no demasiado hechos (2) Anadir el arroz encima y unas cucharadas de agua (3) Cubrir la sartén y cocinar a fuego lento durante 10-15 minutos (4) Añadir una cucharada de shoyu y cocinar otros 5 minutos (5) Mezclar justo antes de servir

Las verduras pueden combinarse de diferentes modos. Aquí algunas sugerencias: maíz y copos de alga nori; col, zanahorias y cebolla; guisantes frescos, zanahorias y cebollas; col y setas. Desde la macrobiótica se apuesta por las verduras de estación.

GACHAS DE MIJO Y CALABAZA

Este plato es muy beneficioso para el sistema digestivo, ya que sus dos ingredientes prinicipales (mijo y calabaza) están indicados para el restablecimiento y fortalecimiento del estómago, pancreas y bazo, según el estudio energético de los alimentos.

Ingredientes

  • 1 vaso de mijo
  • 1/2 vaso de calabaza partida a dados
  • Pizca de sal
  • 3 a 4 vasos de agua

Elaboración

(1) Lavar el mijo y colocarlo en una olla. Añadir la calabaza y la sal (2) Hervir a fuego lento durante 20-25 minutos (3) Servir con cebollino picado, perejil o sal de sésamo (gomashio)

Los profesores de macrobiótica Kushi y Jack, recomiendan este plato especialmente para desayunar. Desde mi experiencia personal la combinación del mijo con la calabaza da unas sensaciones de estabilidad emocional similar al que se siente tras haber realizado ejercicio físico. ¡Pruébalo y no te fíes de lo que digo!

AVENA INTEGRAL

Esta es una receta para cocinar la avena, sólo la avena. Una vez cocinada podemos utilizarla de diferentes formas, pero eso vendrá en futuras entradas.

Ingredientes

  • 1 vaso de avena (previamente remojado toda la noche)
  • Pizca de sal
  • 5-6 vasos de agua

Elaboración

(1) Lavar la avena y ponerla a remojo toda la noche (2) Ponerla en la olla a presión junto con el agua y la sal (3) Cocinar a fuego lento durante 1 hora

Un ejemplo de cómo usarla podría ser para desayunar combinada con bebida de arroz, con un toque dulce por encima como sirope de arroz o de cebada, o bien un toque salado, sal sésamo o copos de alga nori. Tened en cuenta que pueden hacer falta varios intentos hasta que demos con la cantidad de agua adecuada, ya que cada olla a presión pierde un agua determinada. Por ejemplo, en mi olla rápida 5-6 vasos de agua sería demasiado, con 3 me vale. Ves probando hasta obtener la consistencia deseada, más entera o bien más cremosa.

Con estas recetas macrobióticas ya vamos acumulando experiencia para poder improvisar de vez en cuando, que es el objetivo de todo aprendizaje. En la improvisación encontramos la frescura del momento, lo más adecuado para esa situación única que es cada momento de nuestra vida.

Be Sociable, Share!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *