Publicado el

Macrobiótica sin aspartamo

Macrobiótica sin aspartamo y otros edulcorantes
Aprende los peligros de los edulcorantes artificiales y las alternativas que te ofrece la macrobiótica

Desde este blog hemos mencionado en varias ocasiones los inconveninentes de tomar azúcar y porqué hemos de evitarla para llevar una alimentación macrobiótica (ver la entrada: Por qué no azúcar en macrobiótica). En esta ocasión nos gustaría resaltar los peligros de una dieta con productos “sin azúcar” que contienen aspartamo como sustituto. Para ello utilizaremos el libro de Jean-Luc Darrigol titulado “El aspartamo y otros edulcorantes“.

El libro es un texto breve y que va al grano acerca de los peligros que representan los edulcorantes artificiales, especialmente el aspartamo. El propósito del libro, como el autor escribe en la introducción, es informar sobre los numerosos motivos que nos recomiendan leer cuidadosamente las etiquetas de lo que comemos y abstenerse de consumir productos edulcorados, ya que sus perjuicios sobre la salud son innumerables. Del aspartamo se han identificado 92 efectos perjudiciales. Estos son algunos ejemplos:

  • Fatiga general
  • Insomnio
  • Depresión
  • Migraña
  • Alteraciones cognitivas
  • Pérdida de memoria
  • Dificultades en el habla
  • Falta de concentración
  • Alteraciones emocionales
  • Irritabilidad
  • Agresividad
  • Cambios de humor repentinos
  • Miedos irracionales

¿QUÉ ES EL ASPARTAMO?

El aspartamo, también conocido como E951, es un edulcorante artificial que al ser digerido da como resultado 3 sustancias: fenilalanina, ácido aspártico y metanol.

(1) La fenilalanina constituye un 50% de la masa de los tres elementos. Es un aminoácido que también está presente en la carne, el pescado la leche, los huevos y otros productos. Es importante para un correcto funcionamiento del sistema nervioso, pero una cantidad excesiva de fenilalanina se vuelve tóxica, llegando a provocar tumores cerebrales.

(2) El ácido aspártico representa un 40% de la masa de los tres elementos. También es un aminoácido y también es importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso, ya que facilita la transmisión entre neuronas. Pero un exceso de esta sustancia altera el proceso de transmisión nerviosa, pudiendo llegar a destruir poco a poco las neuronas si el consumo masivo se prolonga.

(3) El metanol representa un 10% . Al ser absorbido se descompone en 3 elementos: (a) Formaldehído: se considera formalmente como cancerígeno; (b) Ácido fórmico: desencadena una acidosis nociva en el organismo; (c) Dióxido de carbono.

¿DÓNDE PODEMOS ENCONTRARLO?

Para responder a esta pregunta decidí realizar una investigación personal. Me adentré en uno de los supermercados cercanos a casa y fui a la busca y captura de productos con aspartamo. He de decir que me esparaba encontrar más. No habían tantos como pesaba, creo que estaba condicionado por la lectura del libro y otras fuentes de información que consulté. “Bueno, la cosa no está tan mal como se pinta” pensé. Aún así es importante saber cuáles son esos productos y evitar su consumo. Ahí va:

productos con aspartamo , no macrobiótica
Fotografías resultado de mi investigación (1ª parte): productos con aspartamo, no recomendables en una alimentación macrobiótica
Fotografías resultado de mi investigación (2ªparte): productos con aspartamo, edulcorante a evitar en una alimentación macrobiótica

ALTERNATIVAS

Para finalizar la entrada me gustaría enumerar algunas alternativas que se nombran en el libro de Jean-Luc Darrigol, “El aspartamo y otros edulcorantes”. Para el autor estas serían las alternativas más saludables:

  • Stevia
  • Inulina
  • Jarabe de arce
  • Miel
  • Fructosa
  • Maná

Desde la macrobiótica tradicional cabe incorporar la melaza de arroz y la melaza de cebada, ambas provienen de la fermentación del arroz y la cebada respectivamente. Otras alternativas a tener en cuenta podrían ser el concentrado de manzana y los frutos secos como orejones y pasas que al triturarlos endulzan la receta que estemos preparando con ellos.

 

Be Sociable, Share!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *