Publicado el

Macrobiótica para la fibromialgia

Macrobiótica en el Manual de fibromialgia
La macrobiótica ayuda a mejorar la condición de personas con fibromialgia

Durante la última semana he estado leyendo el libro titulado “Manual de Fibromialgia”, el cual está escrito por Vicente Estupiñá e Isabel Ortells, padres de Marta. Marta fue diagnósticada con fibromailgia a la edad de 12 años, aunque llevaba sufriendo dolores desde muy temprana edad.

La fibromialgia es una enfermedad que cursa con síntomas físicos y psicológicos. Es una enfermedad que todavía no entienden. La persona con fibromialgia presenta trastornos de tipo músculo-esqueléctico. Aparecen síntomas como fatiga, dolor en determinados puntos del cuerpo, rigidez en los tendones y músculos. En cuanto a los síntomas psicológicos existe dificultad para dormir, pérdida de memoria, lentitud en el pensamiento, etc. Todos estos datos son datos puramente descriptivos, lo cual no ayuda mucho para la elección de un tratamiento. Desde la medicina alopática aún se desconoce la causa de la fibromialgia.

maribel ortells y macrobiotica
Maribel Ortells, nutricionista especialista en enfermedades autoinmunes

Isabel Ortells (Maribel), en la página web que tiene sobre el libro y el tratamiento de la fibromialgia nos comenta que cuando una persona con fibromialgia acude a su consulta -pues se ha convertido en nutricionista especializada en enfermedades autoinmunes- ve a una persona cansada, desanimada y con mucho sufrimiento. El tratamiento con la medicina alopática no ha hecho desaparecer el dolor, ha causado un importante gasto económinco y no ha aportado comprensión alguna sobre el problema. En palabras de Isabel, “la fibromialgia es simplemente una intoxicación del organismo. Por tanto, con una buena alimentación conseguimos limpiar intestinos,  el hígado y los riñones, así el propio cuerpo hace desaparecer los síntomas de la enfermedad”. La macrobiótica se convierte así en una guía imprescindible para la mejora del estado de salud.

En el prólogo del libro Maribel  nos cuenta la odisea de médicos y síntomas que  tuvo Marta durante su infancia. Dolores en los pies, en las rodillas, casancio extremo, contracturas musculares, ruturas fibrilares… todo ello era parte de los síntomas que los médicos, mediante numerosas pruebas y medicamentos, no lograban contrarrestar.

Esa trayectoria de infructuosos intentos por parte de la medicina convencional de solucionar el problema, cambiaron el día que los padres de Marta descubrieron dos libros:

  1. “Los grupos sanguíneos y la alimentación”, del doctor Peter D’Adamo y Catherine Witney. Este libro les guío respecto a qué tipo de alimentos le irían bien a Marta según su grupo sanguíneo.
  2. “El equilibrio a través de la alimentación”, de la doctora Olga Cuevas Fernández. Les ayudó a corregir algunas ideas equivocadas que tenían sobre nutrición, de forma que les facilitó organizar la dieta, de forma que se aproximase a una dieta macrobiótica orientada a la mejora de la condición de Marta

En ambos libros se hacía referencia a los casos de fatiga crónica y fibromialgia, por lo que su puesta en práctica fue sencilla. Únicamente tuvieron que vencerse los hábitos y gustos antiguos, pero una vez hecho esto, y con la ayuda de familiares y amigas, Marta empezó a disfrutar de lo que comía.

Vicente y Maribel nos proporcionan información nacida de la experiencia con Marta. Fruto de su investigación particular, sentida desde el corazón, con un objetivo claro, abarcándolo con una mente abierta, sin perjuicios para saber qué es lo que funciona y lo que no, independientemente del orden imperante. Encontraréis referencias a Olga Cuevas que aclaran cuestiones generales sobre una dieta sana. Al mismo tiempo, se puede ver como utilizan la teoría de los grupos sanguíneos para sugerir determinadas recomendaciones para cada grupo.

Al final del libro figuran Consejos de Marta que complementan la dieta, a ella le fueron bien:

  1. Tomar el sol con moderación, diez o quince minutos al día. Sobre todo en verano, pero no al medio día
  2. Práctica de ejercicio físico de forma regular
  3. Incluir en la comida tortas de arroz integral
  4. Acompañar la dieta con una tratamiento de fisioterapia, al menos, durante las primeras semanas
  5. Recomienda el consumo de regaliz, con moderación, ya que puede ayuda a desintoxicar el hígado
  6. Evitar, ante todo, café y tabaco

Para terminar la entrada con buen gusto, os dejo con una receta que engrosará la lista de recetas macrobióticas que ya tenéis y que se incluye al final del libro. También escribo el enlace a su página, ya que me da la impresión de que han avanzado mucho en el entendimiento y tratamiento de la enfermedad desde que escribieron el primer libro.

El enlace a su página web: Manual de Fibromialgia

BIZCOCHO DE CALABAZA

Ingredientes:

  • 1 vaso leche de avena o soja
  • 1 vaso de harina de espelta integral
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de sirope de arroz
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 kilo de calabaza dulce, asada al horno
Elaboración:
(1) Poner todos los ingredientes en un bol y batir. (2) Colocar la mezcla  en una fuente para el horno untada con aceite. Meter al horno hasta que quede un poco dura y tostada. (3) Sacar del horno y dejar enfriar.
Nota: su tacto es de pudín cremoso. Mantener en el frigorífico. Maribel comenta que la calabaza podemos sustituirla por manzanas.

 

Publicado el

8 principios para una alimentación macrobiótica (II)

Está entrada es la segunda parte de 8 principios para una alimentación macrobiótica, entrada anterior. En aquella entrada se expusieron 4 principios para una alimentación saludable. Estos principios son las conclusiones extraídas por el doctor Colin Campbell, en su obra “El Estudio de China”. A continuación se exponen 4 principios más, que junto con los 4 anteriores, se completa lo expuesto por Campbell.

 

toxinas y alimentacion macrobiotica
Uno de los 8 principios para una alimentación macrobiótica, es que una dieta sana neutraliza las toxinas

PRINCIPIO 5: La nutrición puede controlar considerablemente los efectos nocivos de las sustancias químicas

Las enfermedades pueden viciarse por sustancias tóxicas, pero estas están respaldadas por una dieta desequilibrada. La alimentación animal es desequilibrada aunque todos los productos sean biológicos. La actividad de las sustancias cancerígenas en nuestro organismo está controlada por lo que comemos. En macrobiótica es conocida la acción del miso en la prevención del efecto nocivo de las radiaciones electromagnéticas.

PRINCIPIO 6: La misma nutrición que previene la enfermedad en sus primeras fases (antes de su diagnóstico), también puede hacer que la enfermedad se detenga o dé marcha atrás en sus últimas fases (después del diagnóstico)

La buena nutrición maximiza la salud en todas las fases de la enfermedad. Una dieta basada en alimentos integrales y vegetales retrasa las enfermedades cardíacas, ayuda las personas obesas a perder peso y a los diabéticos a no tener que medicarse. Este principio explica el porqué adoptar una dieta macrobiótica puede hacer mejorar a la persona que padece una enfermedad.

PRINCIPIO 7: La nutrición que es beneficiosa para una enfermedad crónica puede serlo también para la salud en general

Una dieta basada en alimentos integrales y vegetales nos previene de enfermedades de todo tipo. Campbell describe que cuando estaba teniendo reuniones con los editores para publicar el libro, estos le preguntaron si podría recomendar una serie de medidas nutricionales para cada enfermedad, ya que un plan general para muchas enfermedades no era lo suficientemente comercial. Campbell, les dijo que no. Reconoce que, aunque las recomendaciones nutricionales específicas para cada enfermedad sean buenas para el marketing,  no son buena ciencia.

PRINCIPIO 8: Una buena nutrición crea salud en todas las áreas de nuestra existencia. Todas las partes están interconectadas

Nuestra salud depende de nuestro entorno. El entorno más inmediato es lo que comemos. Cambiando nuestro modo de comer abrimos la posibilidad a un cambio en entornos más alejados, como por ejemplo, nuestras relaciones, nuestros trabajo o nuestro tiempo libre. Un consultor macrobiótico considera que el alimento no es sólo la comida, sino que es todo lo que nos llega. Utiliza la metáfora yin-yang para todo estímulo que le llega a la persona (input), y a partir de ahí, sugiere cambios que llevarían a un mayor equilibrio.  Los cambios pueden encadenarse: comida equilibrada aumenta la probabilidad de hacer ejercicio físico, que aumenta las probabilidad de pensamientos positivos, que aumenta la probabilidad de rodearse de buenos amigos…

Los ocho principios que hemos revisado en estas dos entradas, suponen argumentos a favor de una dieta macrobiótica. Son argumentos extraídos de investigaciones llevadas a cabo durante décadas.

Como conclusión, podemos decir que una dieta que aplique las recomendaciones macrobióticas:

  1. Está basada en plantas (cereales, legumbres, verduras, semillas, etc.)
  2. No recomienda el uso de suplementos dietéticos, estilo vitaminas, minerales,…
  3.  Tiene en cuenta la combinación entre alimentos, y también entre alimentos y la condición particular de cada persona
  4.  Como resultado de este tipo de alimentación, se “duermen” los genes relacionados con las enfermedades y se “despiertan” aquellos que las previenen
  5. Neutraliza sustancias tóxicas
  6.  Previene la enfermedad desde sus primeros estadios, y la mejora si se encuentra en fases más avanzadas
  7. Facilita el mantenimiento de un estado saludable y la prevención de enfermedades crónicas
  8. Crea salud en todas las áreas

Este último punto -La creación de salud en todas las áreas- facilita que encontremos nuestros lugar en el mundo, lo que a su vez promueve la salud a nivel más elevado, social o colectivo.

Publicado el

8 principios para una alimentación macrobiótica (I)

estdio de china y macrobiótica
El autor concluye con 8 principios para una alimentación macrobiótica

Hace unas semanas escribimos sobre el libro “El Estudio de China”, podéis verlo en la entrada titulada Sinónimos de macrobiótica y El Estudio de China. Hoy me gustaría volver a esa obra para exponer 8 principios que nos guiarán hacia una vida saludable y macrobiótica. Son principios que Campbell extrajo de sus investigaciones acerca de la alimentación y la enfermedad.

De la aplicacion de los principios que en las siguientes lineas vamos a describir, se pueden derivar los siguientes beneficios según la ciencia actual:

  • vivir más
  • parecer y sentirse más joven
  • tener más energía
  • perder peso
  • niveles de colesterol más bajos
  • prevenir y revertir enfermedades del corazón
  • menor riesgo de cáncer de próstata, pecho, y otros tipos
  • conservar tu vista en los últimos años
  • prevenir y tratar la diabetes
  • evitar cirugías
  • disminuir la necesidad de fármacos
  • mantener tus huesos fuertes
  • evitar la impotencia
  • evitar una embolia
  • prevenir piedras en los riñones
  • evitar que tu bebe padezca diabetes tipo 1
  • aliviar el estreñimiento
  • bajar la presión sanguínea
  • evitar el Alzheimer
A continuación vamos a examinar los cuatro primeros principios, y continuaremos con los cuatro restantes en la próxima entrada. El estilo de escritura es breve y directo pues la información proviene de mis apuntes personales. Los principios, aunque el autor no lo define de esta manera, pueden considerarse 8 principios para una alimentación macrobiótica, pues es una alimentación que favorece que las funciones fisiológicas del organismo y la sostenibilidad del planeta.

PRINCIPIO 1:  La nutrición consiste en las actividades combinadas de infinidad de sustancias. El todo es mayor que la suma de las partes

principio 1 dieta macrobiotica
La macrobiótica tiene en cuenta la interacción entre las diferentes sustancias presentes en la alimentación

El cuerpo utiliza los nutrientes en su conjunto, no de forma aislada. Se producen miles de interacciones entre los tipos de alimentos y  los fluidos del organismo.

Aún no entendemos la complejidad de estas interacciones. Por ello, es importante una dieta variada, con alimentos y no con fracciones de los mismos (vitaminas, proteínas, minerales, etc.). No conocemos todos los compuestos ni todas las interacciones.

PRINCIPIO 2: Los suplementos de vitaminas no son una panacea para la buena salud

Las partes (vitaminas, ácidos grasos, etc.) son importantes pero no de forma aislada, sino dentro del contexto total que es un alimento, y aún más, una comida. La administración aislada de nutrientes parece no ser tan afectiva como se creía. La macrobiótica nos ayuda a tener una visión más global de la nutrición. No solamente hay que tener en cuenta lo pequeño (vitaminas, minerales, etc.) sino lo grande (características del alimento que tomamos, de nuestro sistema digestivo, de nuestro entorno, etc.)

PRINCIPIO 3: Prácticamente no existen nutrientes en los productos animales que no pueden ser mejor provistos por una dieta basada en plantas

Un filete se parece más a cualquier otro alimento animal que a uno vegetal. Lo mismo pasa con los vegetales. Si comprobamos lo que nos aporta una dieta basada en plantas en comparación con una dieta basada en animales, advertimos que es mucho más sana la de las plantas.

Hay cuatro nutrientes en la alimentación basada en animales que no tenemos en los vegetales:

  • Colesterol
  • Vitamina A
  • Vitamina D
  • Vitamina B12
El colesterol es fabricado por nuestro cuerpo. La vitamina A la fabricamos a partir del betacaroteno en los vegetales. La vitamina D se fabrica si nos exponemos al sol 15 minutos cada 2 días. La vitamina B12 es la única que deberíamos tomar como suplemento (sobre la vit. B12 escribiremos en futuras entradas). Con la ayuda de un consultor macrobiótico, cobraremos conciencia de qué dficiencias podría acarrear una dieta vegetariana y como compensarlas.

PRINCIPIO 4: Los genes no hacen surgir la enfermedad por sí mismos. La nutrición juega un papel crítico a la hora de determinar qué genes son expresados.

Este principio nos lleva directamente al tema tratado en la entrada anterior Cómo la macrobiótica puede afectar a nuestros genes. Si estás interesado en él te recomiendo ver el documental que se indica en ella.
Los genes que provocan las enfermedades pueden estar “durmiendo” o “despiertos”, ello puede depender del entorno, en especial de la dieta. Una dieta rica en proteínas puede despertar genes que inicien el cáncer.

 

Publicado el

Guía de macrobiótica en la revista Integral

Para quién quiera tener un documento donde se explique de forma sencilla en qué consiste la macrobiótica, la revista Integral publicó hace unos meses un monográfico sobre macrobiótica.

Integral-Extra-Guia-de-Macrobiotica
La guía de macrobiótica de la revista Integral es un importante documento para saber en qué consiste esta forma de alimentación

Integral es una revista dedicada a varios temas, apuntando todos ellos a una vida sana y sostenible. Encontramos artículos sobre salud, alimentación natural, salud ambiental, formas de vida alternativa, hogar, hábitos saludables, etc. La revista se publica desde hace más de 30 años y goza de la colaboración de gran cantidad de expertos: Jorge Riechmann, Manuel Rivas, Vandana Shiva o  Laura Kohan son algunos ejemplos. En resumen: en ella podemos encontrar contenidos que giran entorno a lo que en este blog escribimos: sintonizar con el mundo.

El monográfico en el que encontramos la guía sobre macrobiótica es el número 12, que se publicó en enero de 2012. Se titula “Guía de macrobiótica. Alimentación y salud al alcance de todos”, y su precio es de 4 euros. En este momento, no es probable que la encontremos en los quioscos, pero existe la posibilidad de pedirla vía online si accedéis a la página de mcediciones: www.revistas.mcediciones.com

Si accedéis a esta guía disfrutaréis de los conocimientos de tres profesionales de la macrobiótica, que son: Loli Curto, Montse Bradford y Marta Ruescas. Como todo buen consultor macrobiótico, adaptan los contenidos de la macrobiótica tradicional a nuestra cultura mediterránea, resuelven el desconocimiento y aclaran los prejuicios que a menudo existe entorno a ella.

La guía se divide en tres partes:

  1. “¿Qué es la macrobiótica?”. En este apartado leemos el porqué de este nombre tan raro, aprendemos en qué se basa esta dieta, cuáles fueron los personajes relacionados con su difusión y qué objetivos persigue.
  2. “En la cocina”. Después de una base teórica que nos permite entender la práctica, las autoras de la guía nos enseñan cuales son los ingredientes principales que podemos usar en la cocina macrobiótica: cereales, verduras, legumbres, fermentados, algas, frutos secos y semillas. También explican las diferentes formas de cocción y qué alternativas tenemos para la elaboración de dulces.
  3. “En la práctica”. Esta parte está formada por varios artículos que nos facilitan la aplicación de la macrobiótica en el día a día. Tipos de menú, recetas para cada época del año o consejos para la transición, son algunos de los contenidos que encontramos en esta parte de la guía.

La última página está dedicada a los recursos que podemos utilizar para saber más sobre macrobiótica: libros, páginas webs, blogs, consultores macrobióticos y escuelas de macrobiótica. Entre los muchos recursos que ofrecen, destacaría los siguientes:

  • Página web de Daniel Mayor, consultor macrobiótico y terapeuta de shiausu zen: nextmacro
  • Escuela de macrobiótica de Catalunya: Esmaca. Ofrecen una excelente formación y hacen posible el acceso a los más prestigiosos consultores de macrobiótica, como por ejemplo, Bill Tara y Edward Esko.
  • Los libros de Montse Bradford, para profundizar en el tema de las recetas
  • Restaurante Kinpira, si estáis por Valencia y os apetece comer macrobiótico

Si te ha servido esta entrada, te recomiendo que consigas el monográfico. Si quieres más información al respecto no dudes en escribirme.

Publicado el

Sinónimos de macrobiótica y El Estudio de China

En EEUU cada vez más se usa la expresión “plant-based diet”, en español “dieta basada en plantas”. Este es un término cada vez más usado en contraposición a otros términos, como por ejemplo: dieta vegetariana, dieta vegana o dieta macrobiótica.

Las palabras que usamos pueden variar por muchas razones:

1) Después de estudiar varios años una materia, llegamos a un nuevo entendimiento de la misma, y por tanto, necesitamos nuevas palabras para expresar los nuevos insights.

2) Una palabra ha sido usada durante mucho tiempo y por muchas personas, de este modo se carga de connotaciones (es lo que pasa con palabras como Dios o religión). No queremos que al usarla vayan implicitas todas esas connotaciones, entonces decidimos usar o crear otras.

3) Queremos resaltar un aspecto muy concreto de algo. Por ejemplo, en el tema de la dieta queremos expresar que no como ningún producto animal, entonces uso vegano, pero esa palabra no nos da más información acerca de ese tipo de dieta.

4) Podemos utlizar una palabra por moda, o porque la hemos oído numerosas veces a nuestro alrededor y va bien para expresar aquello que queremos decir.

Por estas y otras razones, en España, podemos encontrar diferentes modos de denominar a una dieta macrobiótica, entendiendo macrobiótica como aquella dieta que favorece la salud. Algunos de estos términos son: cocina energética, nutrición energética, dieta naturista, alimentación natural u holística.

En el caso de la expresión “dieta basada en plantas”  se destaca el alto consumo de alimentos vegetales, pero al mismo tiempo, damos cabida a producos animales (“vegano” no lo hace), damos cabida a la carne y el pescado (“vegetariano” no lo hace), le quitamos la influencia oriental (la macrobiótica tradicional sí la tiene). Como en el caso de un poeta que encuentra un término que se ajusta perfectamente a sus sentimientos, aquel que está preocupado por su dieta pero que siente que no encaja en las definiciones antiguas, puede encontrar en “Dieta basada en plantas” la expresión adecuada a aquello que está sintiendo. De este modo el término comienza a extenderse y a ser cada vez más oído.

El uso del término “dieta basada en plantas” saltó a los circulos de médicos y nutricionistas, y más tarde al resto de la sociedad, gracias a la labor realizada por T. Colin Campbell, autor del libro “El Estudio de China: asombrosas implicaciones para la pérdida de peso y la salud a largo plazo”.

 

Estudio de China y macrobiotica

Dietas basadas en plantas, como la macrobiótica, reducen la incidencia de multitud de enfermedades

El libro es el resultado de decádas de investigación que relaciona dieta y salud. En su gestación tuvo gran influencia un estudio realizado en China en los años 70. Fue un estudio donde se mostraba la distribución geográfica de los casos de cáncer que padecía China. Se observó con sorpresa la diferencia de casos de cáncer en las diferentes provincias chinas. Sin existir diferencias genéticas, en unas áreas podían no existir casos de cáncer y en otras existir cientos. Este estudio motivó a numerosos científicos, entre ellos Colin Campbell, para seguir investigando en esa misma línea.

El libro ofrece gran cantidad de información importante, que iremos citando y comentado en futuras entradas. Hoy tan sólo citaremos varios aspectos que Campbell menciona en la introducción. Estos puntos nos abrirán el apetito para seguir leyéndolo.

NOCIONES ACERCA DE LA COMIDA, LA SALUD Y LA ENFERMEDAD QUE SON ERRÓNEAS

  • Los productos químicos en el ambiente y en la comida, aunque puedan parecer muy problemáticos, no son la principal causa del cáncer
  • La herencia genética no se el factor más importante a la hora de desarrollar una enfermedad mortal
  • El enfoque genético que se le está dando a las enfermedades y sus remedios, hace que ignoremos otras formas más poderosas que podrían utilizarse hoy para remediar la enfermedad
  • El control obsesivo  de los nutrientes, como por ejemplo, carbohidratos, proteínas, grasas y vitaminas, no lleva a un estado de salud a largo plazo
  • Los suplementos como vitaminas y minerales no ofrecen una protección permanente contra la enfermedad
  • Los medicamentos y la cirugía no cura las enfermedades que más fallecimientos causan
  • Los médicos, probablemente, no conocen lo que se necesita hacer para estar todo lo sano que uno puede estar

Con la entrada de hoy he intentado aclarar el porqué podemos encontrar la macrobiótica bajo otros nombres y, al mismo tiempo, aprovechando uno de esos términos -dieta basada en plantas- presentar uno de los que considero mejores libros sobre dieta y salud del mercado, del cual seguiremos hablando en futuras entradas.