Publicado el

Ciclo de charlas sobre macrobiótica en Elche

El viernes pasado comenzó en Elche (Alicante) una serie de actividades dedicadas a la alimentación macrobiótica. En las semanas siguientes seguirán las actividades, tratándose temas como el cáncer de mama, la diabetes o la perdida de peso. También existirá la posibilidad de realizar un taller de cocina para introducirse en la alimentación natural y macrobiótica.

MACROBIOTICA P2013
Charlas y talleres sobre macrobiótica en Elche

FIBROMIALGIA Y ALIMENTACIÓN

La primera charla estuvo dedicada a la relación entre la fibromialgia y la alimentación. La fibromialgia es una enfermedad de origen desconocido de la que ya hemos hablado en varias ocasiones en este blog. Puedes informarte sobre ella en los posts:

Para esta entrada he “recortado” parte de la charla impartida; aquí podéis ver algunas de las diapositivas y un vídeo que fue visionado por los asistentes. [Pincha en las flechas para ir pasando por las diferentes partes de la mini-presentación].

También se ofreció información valiosa para el tratamiento de la fibromialgia a través de la alimentación. Un ejemplo de la misma fue la enumeración de aquellos alimentos con un efecto inflamatorio sobre el organismo. Los alimentos que promueven la inflamación pueden intensificar los molestos síntomas de la fibromialgia.

ALIMENTOS QUE INFLAMAN EL ORGANISMO Y QUE HABRÍA QUE EVITAR

  1. La carne, especialmente la que es rica en grasa.
  2. Los lácteos, especialmente los enteros.
  3. El azúcar, ya que provoca la liberación de insulina en la sangre. Una presencia continua de insulina en la sangre, debido a un consumo continuado de azúcar, favorecería la inflamación en el organismo.
  4. Los productos elaborados con harinas refinadas como el pan blanco y  la bollería, por la misma razón anterior.
  5. Los aceites de soja, maíz y girasol, por su alto contenido en omega 6, el cual se transforma en el organismo en leucotrienos, sustancias inflamatorias.
  6. Las solanáceas: berenjena, tomate, pimiento y patata. Por contener solanina (un alcaloide) cuyo efecto en el organismo, aunque sea en pequeñas cantidades, podría aumentar la incidencia de algunos síntomas.
  7. Los aceites hidrogenados o parcialmente hidrogenados (grasas trans) presentes en la bollería industrial, las galletas, las patatas fritas industriales, las margarinas y otros alimentos procesados. Recientemente este tipo de grasas se ha relacionado con el aumento de riesgo a padecer algunos cánceres y también con otros trastornos como la depresión.

 

Publicado el

Verano y macrobiótica en Elche

Macrobiotica y verano
Charla sobre verano y macrobiótica en Elche. Impartida por Mario López, consultor macrobiótico

Este viernes 8 de junio impartí una charla sobre verano y macrobiótica en Elche. La charla se celebró en Espígol, centro de terapias naturales y holísticas. Podéis ver su anuncio en la entrada Charla sobre verano y macrobiótica en Elche.

La charla duró una hora aproximadamente. Contamos con una amplia sala, el apoyo de un proyector, una cámara de fotos y la inestimable ayuda de mi hermana Sandra para manejar el proyector y otras tareas.  Los asistentes mostraron un gran interés, participando desde el primer momento y preguntando en el tramo final de la charla. Mediante varios ejercicios aprendieron las diferencias entre yin y yang, o lo que es lo mismo, la tendencia expansiva y contractiva de los fenómenos. Veamos algunos ejemplos utilizados en la charla.

Según la macrobiótica ¿qué alimento es más yin? ¿cuál es más yang? ¿cuál queda en medio?

mural frutas yin yang
La macrobiótica clasifica los alimentos en un continuo yin-yang. ¿Cuál es más yin? ¿cuál yang?

Escuchamos preguntas como las que siguen:

1. ¿Cómo podemos tostar las semillas y frutos secos?

En el caso de las semillas, por ejemplo semillas de calabaza o girasol, podemos tostarlas en una sartén. Las vertemos en una sartén a fuego medio y vamos moviendo hasta que sentimos el aroma a las semillas. En ese momento ya estarían listas. Conviene no tostarlas demasiado, ya que podríamos destruir todas sus propiedades.

También podemos usar el horno. Repartir las semillas en la bandeja del horno, y meterlas 2-3 minutos a 150 ºC, abrir el horno moverlas y dejarlas otros 2-3 minutos. En el caso de frutos secos (almendras, cachuetes, avellanas) habría que aumentar el tiempo de horno.

2. ¿Qué opinas sobre el consumo de bebida de soja?

Tenemos que tener en cuenta que la soja es una legumbre. Las legumbres se recomiendan en pequeña cantidad, ya que contienen sustancias que no las hacen del todo digestivas.La soja enfría el cuerpo, lo que no sería recomendable en invierno o cuando la condición de la persona es débil. Por esos motivos recomiendo tomar bebida de soja, en caso de que te guste y te siente bien, unas 2-3 veces por semana y alternarlas con bebida de cereales como los preparados de arroz o de avena, que puedes adquirirlos en herboristerías o grandes superficies.

Durante toda la charla predominó un mismo mensaje:

 No se trata de tomar un grupo limitado de alimentos, sino de aplicar unos principios a la hora de elegir lo que comemos, y que esa elección nos proporciones equilibrio. Esos principios los encontramos en la teoría del yin-yang.

Para terminar esta entrada nos gustaría anunciar el próximo taller de cocina macrobiótica que se realizará en Espígol este mes:

“Cocina macrobiótica aplicada a recetas tradicionales de verano”

Sábado, 30 junio 2012

Horario: de 10 a 14 hrs.

Lugar: Espígol – C/ Federico García Lorca, 2 – Elche (Alicante)

Publicado el

Charla sobre verano y macrobiótica en Elche

estaciones en macrobiótica
La charla sobre verano y macrobiótica en Elche explicará porque es importante ajustar la dieta a las estaciones

Macrobiótica trata acerca del equilibrio. Si las condiciones de nuestro entorno cambian, nosotros también hemos de cambiar con ellas para seguir estando en equilibrio. Si hace frio me pongo un abrigo y alcanzo el equilibrio. Si hace calor me lo quito, y vuelvo a alcanzar el equilibrio. Mis acciones dependen de algo mucho más grande que yo, en este caso las condiciones atmosféricas. Todo ello nos hace ver que no estamos tan separados del resto del mundo como nuestra percepción lo hace parecer.

Por ese motivo, el cambio estacional en macrobiótica se trata de forma tan insistente. Desde la medicina alopática (la que nos atiende en los hospitales) no se tiene tan en cuenta, quizás porque es una medicina de las emergencias, y uno no puede esperar a que llegue la estación idónea para operarse de apendicitis. En macrobiótica tratamos de prevenir la enfermedad antes de que aparezca, y para ello procuramos mantener un equilibrio constante con nuestro entorno. Adecuar la dieta a cada una de las estaciones del año es uno de los ajustes más importantes que podemos hacer para ir todos a una, planeta y yo.

Vuelve la macrobiótica en Elche, cargada de recomendaciones sobre como equilibrarnos en verano. El próximo viernes 8 de junio, impartiré una charla sobre macrobiótica y verano. La charla será en Espígol, herborístería que está en la calle Federico García Lorca, nº2, próxima a los pisos azules. Aquí os pongo un enlace a la página de Espígol donde se anuncia la charla:

Espígol Salut Natural

La macrobiótica no es una dieta cerrada, sino un conjunto de posibilidades cuya elección depende de varios factores que están en constante cambio. Uno de los factores más importantes, como ya hemos comentado, es el clima. De este modo una dieta macrobiótica será diferente en cada tipo de clima. A continuación, os expongo de forma resumida, algunas diferencias que Michio Kushi y Alex Jack, señalan en una dieta macrobiótica dependiendo del clima donde se viva.

CLIMA FRIO O DEL NORTE

  • Los cereales que han de predominar son el trigo de sarraceno y las variedades del norte de trigo y mijo
  • Verduras locales preparadas con mucho tiempo
  • Más comida de origen animal
  • Métodos de cocina más largos y enérgicos
  • Más cantidad de sazón (sal, miso, tamari, etc.)

CLIMA TEMPLADO

  • Dominan los cereales como el arroz integral redondo, el trigo, la cebada y la avena. Las legumbres más consumidas serán los adzukis y las lentejas
  • Las verduras han de ser locales, casi todas cocinadas. Incorporamos una pequeña cantidad de fruta
  • Un poco de pescado o marisco
  • Los métodos de cocina se ajustan a la estación

CLIMA CÁLIDO O TROPICAL

  • Los cereales que más se ajustan a este clima son el arroz integral de grano medio y largo. Los tubérculos como la mandioca y legumbres grandes como las alubias pinta o lima
  • Verduras locales en forma de ensalada. Se incorpora más fruta
  • Pequeña cantidad de alimentos de origen animal, o casi nada
  • Métodos de cocina ligeros, con más aceite y especias

Estas son algunas de las recomendaciones para ajustar la dieta al tipo de clima. En este punto, advertimos lo importante que es darle apellidos a la macrobiótica, y por ello decidimos llamar a este blog Macrobiótica Mediterránea. “Mediterránea” le da un trasfondo cultural. Las recomendaciones sobre dieta y estilo de vida han de aplicarse dentro de un contexto cultural, de una forma común de entender el mundo. Tener en cuenta este fondo cultural es aumentar la eficacia de las recomendaciones macrobióticas. Al mismo tiempo, “mediterránea” nos pone en contacto con un clima determinado, del cual surgen unas recomendaciones concretas, no sólo teoría.