Publicado el

Mis notas del libro: Macrobiótica, la revolución sana

macrobiotica mediterranea y varatojo

Hace unos meses, en el Instituto Macrobiótico de España, en Valencia, tuve la oportunidad de asistir a varias clases del consultor macrobiótico Francisco Varatojo. Divertido y con mucha carisma, nos deleitó con numerosas reflexiones y anécdotas del mundo de la macrobiótica. En 2014 publicó un libro en español titulado Macrobiótica. La Revolución Sana. En este post podrás ver la revisión de mis notas sobre los contenidos del mismo.

Macrobiótica, la revolución sana from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

Información adicional al vídeo:

LA BANDERA YIN-YANG

Varatojo muestra en su libro una lista de alimentos enumerados según sus efectos energéticos (yin-yang). Si son más contractivos estarán más cerca del extremo yang; si son más expansivos estarán cerca del extremo yin. La macrobiótica recomienda tomar regularmente alimentos del centro, ni muy yin ni muy yang. He llamado a esta lista “la bandera yin-yang”.

 EXTREMO YANG

  • Sal
  • Huevos
  • Carne (cerdo, ternera)
  • Quesos curados y salados
  •  Aves
  • Pescado azules (salmón, atún, caviar)
  • Pescados (trucha, merluza, lenguado, emperador, sardina)
  • Moluscos y mariscos (calamares, ostras,, gambas, mejillones, almejas)
  • Cereales integrales (arroz, cebada, maíz, trigo, centeno, avena)
  • Derivados de los cereales integrales (pasta integral, cuscús)
  • Legumbres (judías, garbanzos, lentejas, habas)
  • Algas
  • Vegetales (cebolla, zanahoria, nabo, calabaza, col, brócoli, berros, puerros)
  • Semillas y oleaginosas (nueces, cacahuetes, almendras, pipas de calabaza, sésamo)
  • Frutos de clima templado (manzana, pera, melocotón, fresa, castañas) 
  • Vegetales de origen tropical (patata, tomate, calabacín, pespárrago, berenjena, pimiento)
  • Queso fresco y requesón
  • Leche
  • Yogur
  • Frutos tropicales (plátano, mango, piña, papaya, níspero)
  • Nata
  • Especias (pimienta, pimentón, guindilla, curri)
  •  Bebidas alcohólicas
  •  Azúcar
  • Refrescos
  • Chocolate
  • Helados
  • Pasteles
  • Químicos (aditivos fertilizantes, medicamentos)

EXTREMO YIN

NO HAY RESPUESTAS ABSOLUTAS

Este es el fragmento al que hago referencia en el vídeo y donde Varatojo habla sobre la necesidad de la gente de tener respuestas absolutas sobre la dieta (p. 102):

Normalmente, cuando se intenta cambiar de la alimentación, la mayoría de las personas quieren encontrar una respuestas definitiva y absoluta a la pregunta: tenemos que ser completamente vegetarianos o comer carne todos los días, comer todo crudo o quizás todo cocinado, comer según nuestro grupo sanguíneo o ese es un criterio irrelevante…Así pues, la mayoría de los practicantes de cada corriente defiende su punto de vista de forma acérrima y muchas veces intransigente, sin considerar que las circunstancias externas están en transformación permanente y que, en ese sentido, debe haber una adaptación constante al medio.

Lo importante es empezar por conocer qué se adapta mejor a nosotros e ir probando; los resultados prácticos son la mejor y más clara manera de saber si lo que estamos haciendo es adecuado o no.

Conozco a personas vegetarianas desde hace décadas que gozan de una perfecta salud, así como a vegetarianos con deficiencias nutricionales serias. Conozco a personas macrobióticas que irradian brillo y alegría y también conozco a otras que no son claramente el ejemplo típico de la salud y el bienestar.

La macrobiótica se ha interpretado a menudo como una dieta estricta, con unos “sís” y unos “nos” muy claros, y eso era lo que mucha gente buscada (respuestas absolutas), pero decantarse por ese tipo de macrobiótica, desde mi punto de vista, es restarle capacidad sanadora a la misma. Para que la macrobiótica contribuya a la felicidad de la gente, ésta debe ser un conjunto de principios que nos ayude a tomar decisiones más que una lista de órdenes.

Publicado el

Yo también tomo café, o cómo tomarlo de forma macrobiótica

el cafe en ela macrobiotica
El café es natural, pero… ¿Es macrobiótico? ¿Existe alguna manera macrobiótica de tomarlo?

No he tomado café hasta hace un año. En serio. Hace apenas un año no sabía la diferencia entre un café sólo, un americano, un cortado y un bombón; incluso hoy te diría que no lo tengo del todo claro.

POR QUÉ EMPECÉ A TOMAR CAFÉ CON 37 AÑOS

Por fatiga, lo tomé por fatiga. Permíteme que lo describa en segunda persona:

Un día te levantas, te sientes sin energías y desanimado, si pudieses elegir no irías al trabajo, sin embargo hay que ir. Has oído hablar del café, llevas viéndolo a tu alrededor durante años.

Lo tomas un día, el instantáneo, el del armario, el típico Nescafé, y te va bien. Rindes más y te anima en unos minutos. A partir de ahí parece que los días de fatiga aparecen con más frecuencia. Te preguntas si es fatiga real o si es el efecto adictivo del café que ya ha empezado a actuar. Otro día te tomas un café de cafetera y notas aún más su efecto. Con los días el sabor te empieza a gustar.

Ya lo has hecho. Eres uno más. Has convertido al café en una de tus bebidas. Ya tomas café.

LOS EFECTOS NEGATIVOS DEL CAFÉ

Al empezar a tomar café noté que mi concentración y mi capacidad de trabajo aumentaba, pero también comprobé, personalmente, que el consumo de café conlleva efectos negativos:

DOLOR DE CABEZA

Me di cuenta de que durante 3 semanas seguidas,  siempre el mismo día, me dolía la cabeza. ¿Qué extraño, no? ¿Tres semanas seguidas el mismo día? Hasta que advertí que ese día era el día que no tomaba café. Era un dolor de cabeza incapacitante que duraba unas 24hrs.

MOLESTIAS DIGESTIVAS

Durante los primeros minutos de la jornada laboral sentía molestias en el estómago. Una sensación difusa pero molesta que duraba alrededor de una hora. A los pocos días noté granitos en la parte alta de la mejilla. En macrobiótica sabemos que el aparato digestivo está muy relacionado con el aspecto de la piel. Los mismos granitos desaparecen cuando dejo de tomar café.

DISFORIA

Al dejar de tomar café comencé a sentir disforia. La disforia es un estado desagradable o molesto que a veces se puede definir como  tristeza, irritabilidad, ansiedad o inquietud, es justo lo opuesto a la euforia. Contribuye a que busquemos tomar otro café. Mi estado de ánimo volvía al bienestar habitual al cabo de dos días sin café. Supongo que puede durar más en personas que lo hayan estado tomando durante años.

SENSACIÓN DE “COMO SI ESTUVIESE NERVIOSO”

En alguna ocasión me he sentido “como si estuviese nervioso”. Y digo “como si estuviese nervioso” porque sé que se debía al efecto de la cafeína. En mi época de estudiante de psicología recuerdo leer un experimento en el que un grupo de personas tomaba una pastilla creyendo que era vitamina C, pero en realidad era cafeína. Mientras que a otro grupo se le decía la verdad: que era cafeína. Al final del día se les preguntaba cómo se habían sentido. El primer grupo afirmaba haber estado nervioso, y en muchos casos atribuían ese nerviosismo a eventos del día. Mientras que el segundo grupo refería estar “como nervioso”, una sensación de inquietud pero independiente de lo que les había pasado ese día. Así me sentí yo al tomar café (sólo algunos días, no todos), era un día como otro cualquiera pero yo estaba “como nervioso”.

CÓMO MINIMIZO SUS EFECTOS NEGATIVOS

Para evitar en lo posible los efectos negativos del café procuro llevar a cabo lo siguiente:

COMER BIEN

Para vivir necesitamos energía. La energía puede ser el resultado de una buena dieta o puede venir de estimulantes como el café. Para asegurar bienestar y ausencia de enfermedades la dieta es la mejor opción. Tomar café al mismo tiempo que comemos bien lo hace automáticamente menos perjudicial.

El peligro del café es que enmascare la falta de nutrición real.

SIEMPRE DESPUÉS DE COMER ALGO

El café es un irritante de la capa gástrica. Al comer algo antes de tomarnos un café estamos protegiendo esa capa aunque no del todo.

Patrick Horford en su libro Improve Your Digestion comenta: “Nunca empieces tu día con un estimulante (café, té o un cigarrillo). El estrés [la activación provocada por el estimulante] inhibirá la digestión. Toma solo un desayuno basado en carbohidratos, como fruta y cereal, solo fruta, o una tostada integral de pan de centeno.

DE CALIDAD Y RECIÉN MOLIDO

Lo ideal es no tomarlo todos los días y a todas horas, pero cuando lo tomes que sea de calidad y recién molido. El dueño de la tienda de café La Mexicana, la tienda que más café vende del mundo, comentaba en una entrevista radiofónica el gusto que daba comprar café recién molido cada semana para así aprovechar al 100% sus propiedades y su sabor.

LO QUE ALGUNOS AUTORES DICEN DEL CAFÉ

La mayoría de los autores que he consultado reconocen las dos caras del café, la buena y la mala, incluso los autores clásicos de macrobiótica.

Michio Kush y Alex Jack, en The Macrobiotic Path To Total Health, afirman que el café tiene un fuerte efecto expansivo o yin, causando un incremento de energía en el cuerpo que nos permite estar más despiertos. El café estimula el pensamiento, la conversación y otras actividades intelectuales y sociales. Pero, por otro lado, también aumenta el ritmo cardíaco, hace perder la fuerza contractiva de los intestinos, aumenta el colesterol y debilita la función reproductiva. Si a estos efectos le añadimos los efectos del azúcar o la leche que acompaña frecuentemente al café, entonces aumentamos sus efectos negativos.

En una publicación reciente, el consultor macrobiótico Francisco Varatojo responde a la pregunta “¿Por qué debemos evitar tomar café o té negro?” con las siguientes líneas:

Como elemento positivo hay que señalar que estas bebidas son ligeramente antidepresivas (sobre todo el café) y estimulan la capacidad intelectual y creativa. A mí me gusta mucho el sabor del café y su efecto estimulante, pero he comprobado que su uso regular me crea ansiedad y me pone nervioso.

Desde el punto de vista de la macrobiótica y la medicina oriental, el café y el té son alimentos originarios de un clima tropical y afectan al funcionamiento de las glándulas suprarrenales, los riñones y la vejiga y que, por eso, no deberían consumirse regularmente, sobre todo si tiene un problema de salud específico.

De la misma manera y desde un punto de vista energético (energía ki), el café y el té agotan las reservas de energía vital acumuladas más rápidamente y acaban por disminuir la vitalidad y la inmunidad.

Además de aumentar el nerviosismo, el uso abusivo del café provoca a menudo una sensación de gran cansancio y, consecuentemente, una pérdida de vitalidad.

En el lado de la ciencia, Kris Verburgh, autor de La pirámide de la salud, corrobora que el café es una bebida saludable si no se abusa de ella. El café demuestra tener un efecto protector frente a varias enfermedades de vejez como el alzhemier, el parkinson y la diabetes (ver referencias al final del post). Sin embargo, también ofrece efectos negativos. Una vez que aparece una enfermedad cardiovascular tomar café puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco. El café es adictivo y puede provocar síntomas de abstinencia, como problemas de concentración, fatiga muscular o trastornos del sueño. Un exceso puede dañar la mucosa del estómago y de los intestinos, lo cual empeora la digestión. Verburgh acaba recomendando su consumo con moderación, como máximo 3 tazas al día.

Y para el terminar el post me gustaría citar las palabras de L. Jimenez que, en su libro Lo que dice la ciencia para adelgazar, nos ofrece un enfoque que me parece acertado:

No crea todo lo que le digan sobre el café, ni para bien, ni para mal. Recientes estudios han relacionado su ingesta con efectos positivos, así que es probable que tomado con moderación no sea malo en absoluto ni afecte negativamente a su pérdida de peso ni a su salud, pero todavía está por demostrar que sea realmente beneficioso. Y a veces tomarse un buen café es un momento especial del que no tiene porqué prescindir.

Referencias de los estudios que demuestran el efecto protector del café ante el alzheimer, parkinson y diabetes. No olvidar que hay otros estudios que también demuestran los efectos adversos en otras dolencias como por ejemplo las cardiovasculares.

Eskelinen, M.H.; Ngandu, T.; Tuomilehto, J.; Soininen, H.y Kivipelto, M., “Midlife coffee and tea drinking and the risk of late-life dementia: a population-based CAIDE study”, J. Alzheimers. Disc., nº 16 (2009), pp. 85-91
Ross, G. W.; Abbott, R. D.; Petrovich, H., et al., “Association of coffee and caffeine intake with the risk of Parkinson disease”, JAMA, nº 283 (2000), pp. 2674-2679.
Salazar-Martínez, E.; Willet, W. C.; Ascherio, A., et al., “Coffee consumption and risk for type-2-diabetes mellitus”, Ann. Inter. Med., nº 140 (2004), pp. 1-8.

 

Comunidad

Aquello que resulta mas útil es aquello que nos trasciende. La macrobiótica es útil pero más útil es aún la comunidad macrobiótica, personas que comparten unos valores y formas de ver la vida, donde el respecto por la naturaleza es una prioridad. Y no me refiero sólo a cuidar los árboles y animales, sino a entender que formamos parte de un todo en el cual tenemos asignado un papel o guión.

En esta página encontrarás iniciativas de gente que comparte dichos valores y que, en este sentido, representan una prolongación de lo que es Macrobiótica Mediterránea. Todos ellos han tenido un contacto con quien escribe, garantizando por ello una calidad y una forma de entender la macrobiótica parecida o compatible con la forma en que la entiende MBM.

Retiro macrobiótico en un velero

Organic Sailing es un magnífico proyecto que te permitirá disfrutar de los paisajes de Ibiza y Formentera durante una semana a bordo de un velero. Podrás disfrutar de un excelente menú, talleres de cocina macro-mediterránea y, para los más atrevidos, deportes acuáticos. Una experiencia inigualable para los próximos meses donde el mar, la playa y el aire libre ganan protagonismo.

Si estás interesado puedes informarte en mario@macrobioticamediterranea.es o directamente en la web de Organic Sailing.

Y si asistes, recibirás en casa un ejemplar del libro “100 preguntas de macrobiótica”.  ¡De forma totalmente gratuita!

Isabel Moreno, consultora macrobiótica

Compañeros de trabajo durante algún tiempo, Isabel y yo compartimos una visión de la macrobiótica muy similar, por lo que no dudo en recomendarla. Clara en sus mensajes y luchadora de espíritu, Isabel vive lo que enseña.

Bajo la denominación de Macrosano encontramos una web, un conjunto de actividades y hasta un caserío donde recibir formación macrobiótica y descansar del ruido diario durante unos días. El caserío está situado en Araotz, Oñati (Guipuzkoa).

Si estás interesado en sus servicios puedes ponerte en contacto con ella a través de su web Macrosano.

En caso de pasar consulta o recibir un taller con Isabel recibirás un resumen comentado del libro “La enzima prodigiosa”, un texto de futura publicación en MBM.

Si estás interesado/a en que valoremos tu iniciativa macrobiótica y de esta forma aparecer en esta sección, puedes contactar a través del siguiente email: mario@macrobioticamediterranea.es

Publicado el

Entrevista con Federico Marro, cocinero, consultor y viajero macrobiótico

macrobiotica entrevista

 

La macrobiótica no tiene dueños. Puede ser propiedad de hippies y alternativos o de gente con dinero y bien posicionados. La suerte es que la naturaleza no hace distinciones y los beneficios los da a unos y otros.

En mi viaje por el mundo de la macrobiótica he coincidido con personas únicas, que me han aportado conocimientos, entendimientos y formas de vivir la macrobiótica que han configurado lo que constituye hoy mis enseñanzas. Entre estas personas se encuentra Federico Marro, un italiano afincado ahora en la Costa Blanca, y que lleva a sus espaldas más de 12.120 kilómetros de ruta macrobiótica, sin contar el viaje de vuelta. Hace unos días tuve la suerte de reunirme con él y disfrutar de sus historias a lo largo y ancho del planeta. Federico contestó a las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo empezaste en la macrobiótica?
  2. ¿Notaste algún cambio cuando empezaste a comer de forma macrobiótica?
  3. ¿Cómo reaccionaron los de tu alrededor, familia y amigos?
  4. ¿Cómo ha sido el camino que seguiste tras ese primer contacto con la macrobiótica? ¿En qué escuelas has estado?
  5. ¿Qué es la macrobiótica para ti?
  6. ¿Hay algún profesor o consultor de macrobiótica que recuerdas en especial?
  7. A veces hablo de la macrobiótica tradicional y la macrobiótica moderna… ¿Crees que es útil hacer esa distinción?
  8. ¿Qué cambiarías de la macrobiótica?
  9. ¿Qué le dirías a alguien que simplemente quiere comer un poco más sano, perder algo de peso o tener más energía y está considerado la macrobiótica como una opción?
  10. ¿Cómo es un día normal en la vida de Federico Marro?

A continuación puedes escuchar la entrevista mantenida con él. Más abajo encontrarás información complementaria.

MACROBIÓTICA ZEN o EL ZEN MACROBIÓTICO

El zen macrobiótico es el primer libro que Federico leyó sobre macrobiótica. Su primera lectura fue casi un jeroglífico para él, pues estaba lleno de ingredientes que desconocía. Para saber más acerca del libro puedes pinchar en él y te llevará a un post escrito sobre el mismo.

CUISINE ET SANTÉ

Cuisine et Santé es una escuela de macrobiótica localizada en el sur de Francia, en un pueblecito llamado Saint Gaudens, a noventa kilómetros al sur de Toulouse. Esta escuela fue fundada por René Lévy, estudiante de George Ohsawa. Constituye el primer centro en el que Federico estudia la macrobiótica en profundidad.

ONE WORLD CAMP

One World Camp es el nombre que reciben una serie de campamentos en los que se difunden las enseñanzas macrobióticas. Se organizan en varios países como por ejemplo Inglaterra, Portugal, Italia o España. Normalmente en verano. Aparte de servir comida macrobiótica también se ofrecen charlas y actividades que promueven la salud y el bienestar. En ellos Federico conoció a la persona que le acabaría llevando a su actual centro de trabajo.

INSTITUTO MACROBIÓTICO DE PORTUGAL

El Instituto Macrobiótico de Portugal está dirigido por Francisco Varatojo, consultor macrobiótico de renombrado prestigio internacional. Profesor incansable y carismático, que participa en numerosos cursos de formación tanto en España como fuera de ella. Federico estudia en este instituto “los niveles” o formación macrobiótica oficial.

IONIA, COMUNIDAD MACROBIÓTICA EN ALASKA

Ionia es una comunidad macrobiótica en Alaska, o mejor dicho, una comunidad que busca otra forma de vivir a la convencional, en sintonía con el medio ambiente, y en esa búsqueda se utiliza la macrobiótica. Federico pasa allí una temporada como voluntario donde no sólo aprende de alimentación sino sobre una nueva forma de estar en el mundo.

SHA WELLNESS CLINIC

Sha Wellness Clinic es el lugar de trabajo de Federico Marro en el momento en que se realiza esta entrevista. Sha es una clínica del bienestar ubicada cerca de Altea, donde se utilizan algunos de los principios de la macrobiótica como base para diseñar un tipo de nutrición saludable, alejada de las versiones antiguas y poco flexibles, y acercándola a un estilo más mediterráneo y gourmet.

Preguntas frecuentes

Si eres nuevo en el blog, este apartado te servirá para comenzar a construir una idea de lo que es Macrobiótica Mediterránea y mi forma de entender la alimentación saludable. Si sigues mi blog con asiduidad te servirá para repasar ciertos conceptos y resolver dudas a cuestiones específicas.

PREGUNTAS FRECUENTES

1.- ¿Qué significa la palabra macrobiótica?

Viene de las palabras griegas “macro”, que significa “grande” o “larga”, y “bio”, que significa “vida”. Por tanto, su significado sería “vida larga”, es decir, vivir muchos años, o bien “vida grande”, una vida en la que hacemos realidad nuestras potencialidades, aquello que podemos llegar a ser (100 preguntas sobre Macrobiótica. P10)

2.- ¿Qué herramientas utiliza la macrobiótica para hacer la vida de las personas más larga (más salud)?

La dieta y el estilo de vida.
Por dieta entendemos el tipo de alimentos que conforman nuestra dieta diaria, los métodos de cocción, el cómo y cuando comer, los ajustes específicos según estación y clima donde vivimos, así como la condición de salud de la que disfrutamos.
Por estilo de vida entendemos las actividades como el ejercicio físico, los horarios en los que nos levantamos y acostamos, nuestras relaciones sociales, el ambiente profesional y otros factores.

3.- ¿Qué alimentos son los más recomendados?

En la macrobiótica se recomiendan para consumir frecuentemente: cereales integrales en grano, verduras, legumbres, aceite, condimentos, frutas, semillas y frutos secos. En menos cantidad alimentos de procedencia animal como pescado, huevos o carne.

4.- ¿Cuál es la diferencia entre un cereal en grano integral y otro refinado?

Diferencias entre cereales integrales y refinados from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

5.- ¿Qué alimentos están prohibidos?

De forma tradicional en macrobiótica se ha prohibido la carne, los huevos, la leche y sus derivados, el azúcar y los estimulantes. Pero consideramos tal prohibición  parte del pasado de la macrobiótica, recomendaciones generales que iban bien para una gran mayoría y para depurar, pero que no es correcta en todos los casos. Por ello, los alimentos “prohibidos” hoy en día dependerá de la salud de cada uno, de la misma forma que pueda hacer la medicina occidental. Algunos ejemplos son la recomendación de consumir pocos lácteos en caso de exceso de mucosidad o problemas de piel, o pocas solanáceas en caso de artrosis.

6.- ¿De dónde conseguimos el calcio si no tomamos leche?

Según Olga Cuevas en su libro “El equilibrio a través de la alimentación”, podemos conseguir el calcio de la misma fuente que los grandes animales como caballos, vacas, elefantes y rinocerontes: de las hojas verdes, muy ricas en calcio y magnesio. Entre las mejores tenemos: el brocoli, el perejil, los berros, las ortigas, el repollo, las nabizas, los grelos, el diente de león, las berzas y los cenizos. Se recomienda cocerlas poco y masticarlas bien para aprovechar sus nutrientes. Otra fuente excelentes son las algas.

7.- La macrobiótica utiliza varios productos elaborados con soja, ¿son estos productos buenos para el cáncer?

Fitoestrógenos fuertes y fitoestrógenos débiles from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

Notas que complementa el vídeo:

Alimentos con fitoestrogénos fuertes: productos elaborados con soja cruda, como por ejemplo: yogures de soja, leche de soja, soja en grano, soja texturizada, la mayor parte de los tofu comerciales.

Alimentos con fitoestrógenos débiles:  ajo, apio, arroz integral, avellana, avena, ciruelas, remolacha, col, hinojo, legumbres (a excepción de la soja), manzana, lino, sésamo, zanahoria.

8.- ¿Por qué la macrobiótica utiliza tanta terminología oriental?

Al ser japonesas las personas que con más énfasis difundieron la macrobiótica en el siglo XX, sus sus contenidos tienen tintes de esa cultura. Por ello la terminología usada y los alimentos típicos (miso, tempeh, gomasio, etc.) en macrobiótica tradicional son de origen japonés. Hoy en día, con la labor de los consultores modernos, se está produciendo una rápida traducción a un lenguaje más acorde con nuestra cultura, al mismo tiempo que se incorporan conocimientos de ciencias modernas como la nutrición, la psicología y la medicina (100 preguntas sobre macrobiótica. P47).

9.- ¿Para llevar una dieta macrobiótica es necesario tomar productos japoneses?

No es necesario incluir productos japoneses. Puedes alimentarte de forma macrobiótica con alimentos locales, de hecho es una contradicción de la teoría macrobiótica. Por un lado se recomiendan productos locales y del mismo clima donde vivimos y por otro se recomienda tomar miso, salsa de soja, ciruela umeboshi… Según mi experiencia este tipo de productos se mantiene en las recomendaciones por dos razones: 1) Para darle a la macrobiótica una identidad. Ninguna otra corriente de nutrición saludable recomienda estos productos; 2) Para disfrutar de sus beneficios, a pesar de no pertenecer a la cultura mediterránea. Puedes usarlos si te gusta probar cosas nuevas en la cocina o si te vieses particularmente beneficiado por sus efectos, o bien puedes prescindir de ellos si te haces un lío o no sabes cómo incluirlo en tu día a día.

10.- ¿Por qué debemos evitar tomar azúcar regularmente?

Porque está relacionada con dolencias como: obesidad, caries dental, descalcificación ósea, diabetes, hipoglucemia, cálculos biliares, debilitamiento inmunitario y problemas cardiovasculares. Es una sustancia con efectos adictivos y está vacía de nutrientes (sólo aporta calorías). Si quieres más información al respecto pincha en Por qué no-azúcar en macrobiótica.

11.- ¿Es la dieta macrobiótica adecuada nutricionalmente?

Aquí nos encontramos con el problema de una falta de definición clara de lo que es macrobiótica. Si exploras por Internet encontrarás versiones de la macrobiótica diferentes; unas muy estrictas, otras menos. En mi opinión y en opinión de la mayoría de mis profesores y consultores con una vida dedicada a la macrobiótica, las versiones estrictas llevarán a deficiencias nutricionales. Pretender alimentarse solo de arroz integral o no beber apenas agua llevará irremediablemente a problemas de salud. Por lo tanto, acude a versiones modernas y flexibles de la macrobiótica como lo escrito en este blog o, por ejemplo, los libros de Montse Bradford u otros libros de dieta sana como la Pirámide de la Salud.

12,- ¿La macrobiótica es segura para los niños?

El consultor macrobiótico Francisco Varatojo responde a esta pregunta con lo siguiente: “La macrobiótica para niños no solo es segura para los niños, sino que es recomendable. Tengo cuatro hijos (de los diecinueve a los veintisiete) que siempre se ha alimentado así, sin que ello les haya supuesto ningún problema. Han crecido normales y sanos hasta ahora. Conozco a cientos de niños que siguen una dieta macrobiótica en todo el mundo que gozan de buena salud y que son, en realidad, el mejor ejemplo de los beneficios que esta práctica comporta” (Macrobiótica, la revolución sana. P. 205).

Opino que en este punto lo importante es no ir a versiones extremas de la macrobiótica. Si estás interesado en saber más sobre ello acude al post Deficiencia en niños con una dieta macrobiótica, donde se analiza el crecimiento de los niños de una comunidad macrobiótica en Holanda y se dan recomendaciones finales para adaptar la macrobiótica a niños.

13.- ¿La dieta macrobiótica cura el cáncer?

No cura el cáncer. Una dieta macrobiótica bien diseñada mejora la condición en que se encuentra nuestro organismo; alcaliniza el medio interno, estimula el funcionamiento del sistema inmune, optimiza la función depurativa… todo ello contribuye a aumentar las probabilidades de que el cuerpo mejore su salud, lo cual afecta positivamente a la recuperación del cáncer. Pero en estos casos hemos de tener en cuenta otras cuestiones que nos indicarán cuan útil puede ser un cambio de alimentación en el tratamiento del cáncer: tipo de cáncer, momento en el que se encuentra de su desarrollo, hábitos pasados, etc. Puedes encontrar más información en la página Cáncer del blog y en varios posts.

Considerar que una persona se ha recuperado de una enfermedad como el cáncer sólo por un cambio en su alimentación mer parece una visión muy fragmentaria del asunto. Reconozco que la alimentación es una pieza fundamental pero nunca es la única. Hay que considerar otros aspectos importantes como el entorno y sus contaminantes, la emociones, los factores genéticos, el estilo de vida, etc. Puedes ampliar información en Reduce los factores de riesgo del cáncer con macrobiótica.

14.- ¿Tendré suficientes proteínas con este tipo de alimentación?

En la dieta macrobiótica estándar, también llamada aquí macrobiótica tradicional, no se incluyen suficientes proteínas ya que se recomienda pescado blanco dos veces al mes y nada de huevos, carne o productos lácteos. Este tipo de dieta macrobiótica estándar es adecuada para depurar, mantenida no más de 2 meses. Pero una dieta macrobiótica moderna, adaptada para mantenerla a largo plazo, debería de tener las proteínas suficientes, incluyendo pescado más a menudo, huevos, carne y dependiendo de cada caso una pequeña cantidad de lácteos, intentando que la calidad de todos estos productos sea la máxima posible.

Y si quieres saber más de la macrobiótica en un sencillo formato de preguntas y respuestas descárgate el libro “100 preguntas sobre Macrobiótica“.

macrobiotica moderna mario lopez