Publicado el

Macrobiótica en “Mis recetas anticáncer”

Mis recetas anticáncer y macrobiotica

Conocí  a Odile Fernández en un Congreso de Alimentación Consciente que organizaron en la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Fue en mayo o junio del 2012 y ese día Odile ofreció en una charla de 30 minutos;  un resumen de todo lo que había aprendido y recopilado sobre alimentación y cáncer.

Odile sufrió un cáncer en fase avanzada que le obligó a revisar su estilo de vida y su alimentación.  Investigó sobre alimentación y cáncer en las bases de datos de estudios científicos como PubMed

Fruto de esas investigaciones resultó su primer libro que adquirí en ese mismo congreso, que a la fin se convertiría en otro mucho más completo: Mis Recetas Anticáncer.

dieta macrobiótica y anticáncer

Odile, en su libro, da una breve descripción de lo que es la macrobiótica de Michio Kushi y a continuación nombra los inconvenientes. Los cito seguidos de mis comentarios.

INCONVENIENTES DE LA MACROBIÓTICA

1.-Limita la ingesta de crudos por considerarlos indigestos

La macrobiótica de Michio Kushi apenas recomienda la ensalada y la fruta. Esto es cierto. No tomar crudos puede vernir bien cuando alguien tiene muchos problemas digestivos y en especial gases o hinchazón, pero no tiene porque ser tan restringido si disfrutamos de una buena salud.  Mi experiencia, otros estudios y el consejo reciente de consultores experimentados,  me hacen recomendar una cantidad mayor de crudos. Si existiesen problemas digestivos o casos de un organismo “congelado” o muy deficiente, se reduciría temporalmente, pero nunca del todo.

2.-Escasa ingesta de fruta (5%)

Para la macrobiótica de Michio Kushi la fruta es demasiado Yin, muy expansiva, una fuente de energía muy rápida como para usarla de forma constante. Este consejo de Michio Kushi puede ir muy bien para personas que de por si ya comen muchas verduras y pocos productos animales, pero para personas que han estado comiendo mucha carne en el pasado, o con síntomas de exceso, tomar 2-3 piezas al día de fruta tendría un efecto positivo.

3.-No limita el uso del trigo

Odile propone limitar el consumo del trigo por el efecto inflamatorio del gluten. En la macrobiótica de Kushi apenas se hace mención al gluten; éste se consume de forma natural a través de los granos integrales de centeno, avena, trigo o cebada… que dan muchos menos problemas que las harinas. La macrobiótica de Kushi no utiliza ni mucho pan ni muchos granos con gluten.

4.-Se cocina mucho con olla exprés.

Leído tal y como lo expresa la Dra. Fernández parece que en macrobiótica se cocina todo con olla exprés, cuando en realidad sólo se utiliza para cocinar los cereales y las legumbres, y no siempre. En verano, por ejemplo, se recomienda el uso de métodos de cocción más ligeros como el vapor o el hervido en olla convencional.

Cuando se usa la olla a presión se usa de una manera particular, la mayor parte del tiempo con la mínima presión, simulando la forma tradicional de cocinar cereales integrales en Japón; con una tapa muy pesada.

Las verduras nunca se cocinan en olla exprés, pues perderían su más preciada caracerística: la ligereza y la frescura.

5.-Muchos condicmentos utilizados son japoneses y difíciles de encontrar

Odile señala aquí una de las contradicciones de base de la macrobiótica de Michio Kushi: recomendar productos locales y productos japoneses al mismo tiempo. Ello se resuelve con una macrobiótica mediterránea, donde los alimentos utilizados sean productos tradicionales de la región mediterránea. Al respecto visitar: Primera definición de Macrobiótica Mediterránea.

MACROBIÓTICA, UNA EXCELENTE FILOSOFÍA DE VIDA

Tras exponer los inconvenientes que observa en la macrobiótica, Odile termina diciendo:

Como conclusión deciros que me parece una filosofía de vida excelente: buscar el equilibrio físico y emocional es lo que nos va a ayudar a alejar la palabra cáncer de nuestra vida. En este libro de “recetas” adopto algunos principios de la filosofía macrobiótica, pero no estoy de acuerdo en todos, así que una vez más me quedo con lo que me resulta más positivo a mi entender.

Como resumen diré que:

  1. Odile señala dos características de la macrobiótica de Kushi, falta de crudos y poca fruta, que pueden ser adecuadas o no según la condición de la persona de la que estemos hablando
  2. Tiene una idea equivocada del uso del gluten y de la olla a presión, pues no se usa tanto como dice.
  3. Señala una contradicción de base de la macrobiótica de Michio Kushi que resuelvo con la macrobiótica mediterránea.

¿SIRVE LA MACROBIÓTICA PARA TRATAR EL CÁNCER?

La macrobiótica se hizo famosa por utilizarse para tratar el cáncer en los años 80 en Estados Unidos, no de forma oficial, sino por aquellos que buscaban tratamientos alternativos o ayuda en la dieta. En los 80 la medicina apenas era consciente de lo importante que era la dieta para tratar enfermedades como el cáncer. Hoy en día se ha avanzado en esta cuestión, pero aún así vemos que falta camino por recorrer; Odile Fernández tuvo que investigar por ella misma, ya que los consejos de su oncólogo sobre alimentación eran insuficientes.

¿Recomendaría la macrobiótica de Michio Kushi a una persona con cáncer?

Posiblemente no, pues en mi opinión es insuficiente para cubrir las necesidades energéticas y nutricionales de una persona con esa condición. Sí que utilizaría muchos de los conocimientos que me aporta la macrobiótica de Kushi: el uso de los cereales integrales, de verduras, legumbres, semillas… la macrobiótica me puede ayudar a descubrir esos alimentos, qué efectos tienen y cómo prepararlos.

A una persona con cáncer le diría que acudiese a un dietista, nutricionista, o médico especializado, para que le diseñase el plan general de alimentación y, en ese marco general, aplicaría las enseñanzas macrobióticas.


NOTAS / Estudios sobre macrobiótica y cáncer
  1. Kushi LH, et al. The macrobiotic diet in cancer. J Nutr. 2001 Nov;131(11Suppl):3056S-64S.
  2. Lerman RH. The macrobiotic diet in chronic disease. Nutr Clin Pract. 2010 Dec;25(6):621-6.