Publicado el

¿Por qué no puedes comer más sano?

La macrobiótica se manifiesta a través de los hábitos.  Nuestros hábitos nos pueden permitir gozar de un espíritu vital y alegre y una salud a prueba de bombas, o por el contrario pueden mantenernos estancados en el malestar y la falta de una salud plena. Muchas veces sabemos lo que hay que hacer, pero no lo hacemos. ¿De qué sirve saber de macrobiótica y comida sana si no lo ponemos en práctica? ¿Cómo vencer a los hábitos que nos lo impiden?

Hace varios meses una amiga me recomendó el blog ZenHabits (¡gracias Núria!). El blog es muy sencillo; entradas cortas, sin fotos ni vídeos, pero con un texto directo y práctico. En él su autor, Leo Babauta, escribe periódicamente sobre los hábitos, el dominio de los cuales le ha permitido alcanzar el éxito en varias facetas de su vida. Un ejemplo de ello es esta larga lista de logros:

  • Dejar de fumar (18nov de 2005)
  • Convertirse en corredor
  • Correr varios maratones y triatlones
  • Caminar temprano
  • Ser organizado y productivo
  • Comer más sano
  • Ser vegetariano
  • Triplicar los ingresos
  • Escribir una novela y un libro
  • Eliminar sus deudas
  • Simplificar su vida
  • Perder peso (más de 18 kilos)
  • Escribir varios bestseller
  • Empezar un éxitoso blog (entre los 25 mejores según la revista TIME)
  • Empezar un segundo blog para escritores y bloggers
  • Crear un blog sobre minimalismo
  • Vivir sin coche

Leo es un experto de los hábitos. Imaginemos que llevamos un tiempo queriendo comer sano pero no lo conseguimos ¿qué nos diría Leo?

Con la intención de encontrar una respuesta me zambullí en su blog y busqué. Unos minutos después ya lo tenía. Su respuesta era una entrada completa dedicada a las razones que nos impiden comer sano. A continuación os dejo la traducción al español de dicha entrada. Para quien quiera leerla en inglés aquí va el enlace:  “Why You Can’t Eat Healthier“.

PORQUE NO PUEDES COMER MÁS SANO

-Entrada del blog zenhabits

Mucha gente lo pasa mal cuando intenta seguir una dieta más sana y no entiende qué está pasando.

Yo era una de esas personas: 30 kg más pesado y adicto a la comida basura. Me decía a mi mismo muchas veces que iba a empezar una dieta, incluso compraba montones de comida “nueva” para encontrarme días más tarde picando patatas fritas, tomando cafés con leche condensada y comiendo galletas.

¿Por qué? Porque usaba toda esta comida para satisfacer muchas de mis necesidades y renunciar a la comida significaba que ya no iba a tener forma de lidiar con las cosas difíciles.

La comida, para la mayoría de las personas, es un modo de hacer frente a las cosas.  Por tanto, si queremos cambiar nuestros hábitos relacionados con la comida, hemos de encontrar nuevas formas de afrontar esas cosas.

Algunos ejemplos de como usamos la comida para hacer frente a las cosas:

  • Comemos cuando estamos estresados. Si cambias a una dieta más sana, ¿cómo harás frente al estrés? Necesitas saber nuevas estrategias de afrontamiento.
  • Comemos cuando estamos tristes o deprimidos. ¿Cómo podemos aprender a lidiar con estas emociones de una manera sana?
  • Comemos como si de un premio se tratase, cuando hemos hecho algo bueno. En vez de eso ¿cómo podemos premiarnos?
  • Comemos para socializarnos. ¿Cómo socializarse sin comida?
  • Comemos porque estamos aburridos. En vez de eso ¿cómo podemos lidiar con el aburrimiento?
  • Comemos porque estamos enfadados. ¿Cómo podemos afrontar nuestro enfado en vez de usar la comida cuando estamos inmersos en una pelea?
  • Comemos por placer. ¿Hay maneras sanas de encontrar placer que podamos usar en vez de usar la comida?
  • Comemos por amor. Frecuentemente igualamos comida con amor (nuestras madres han podido darnos comida amorosamente desde pequeños, o nuestro amante usó la comida para engatusarnos), y por tanto el comer se vuelve un sustituto para el amor. ¿Dónde podemos encontrar amor?

Y todas estas cosas (y más) son necesidades reales. Todos nosotros necesitamos amor y placer y premios y formas de hacer frente al estrés, al aburrimiento, a la tristeza, la soledad, el enfado y la frustración. Para muchos de nosotros la comida se ha vuelto la forma automática de cubrir todas esas necesidades -y no podemos deshacernos simplemente de la comida sin encontrar un sustituto más sano. Si lo hacemos caeremos rápidamente en nuestro viejo hábito.

Me llevó años comprender esto y construir lentamente hábitos nuevos y más sanos para hacer frente a todas estas necesidades. Pero puedo decir honestamente que lo he hecho y que es posible. ¿Pienso todavía en comida cuando me siento solo, triste o estresado? Por supuesto. Pero ahora he desarrollado conscientemente algunos mecanismos de afrontamiento que funcionan mejor para mi y estoy mucho más sano, delgado y en forma como resultado.

Algunas cosas que han funcionado para mí:

  • EJERCICIO – una excelente manera para afrontar el estrés, el aburrimiento y el enfado. Después de un tiempo, correr incluso puede ser placentero y suponer una recompensa. [Aprende otras razones para practicar ejercicio físico en “¿Por qué actividad física en una vida macrobiótica?“]
  • MEDITACIÓN – una buena forma de aprender a lidiar con todo tipo de emociones.
  • TÉ – también una gran forma para combatir el estrés, el aburrimiento, el enfado, pero para mi un magnífico premio y una fuente de placer.
  • GENTE – He aprendido a recibir el amor de mis amigos y familia, y servirme de ellos para tratar mis emociones más difíciles -hablando con ellos, comprendiéndolas con ellos, simplemente compartiendo tiempo con ellos.
  • LIMPIAR – ordenar, limpiar el polvo o barrer prestando atención; una gran forma para afrontar conscientemente el estrés, aburrimiento, enfado, etc.
  • SOLEDAD – Considero la soledad una magnífica forma de hacer frente a las emociones difíciles (aprendes a comprender tus problemas en vez de evitarlos comiendo), y la soledad también puede ser una recompensa.

Estas son sólo algunas ideas; lo que funcione para ti puede ser muy personal. La cuestión es saber lo que tú harías de antemano -antes de que la necesidad surja o sino será demasiado tarde – y entonces aprender a darte cuenta de lo que provoca tu malestar al mismo tiempo que sucede. Cuando ocurra algo que te hace sentir mal, muy conscientemente pon en práctica los nuevos hábitos en vez de los viejos. Te llevará un tiempo formar un nuevo hábito, especialmente porque tú lo olvidarás algunas veces, pero recuerda mi mantra: “Todos nosotros estamos aprendiendo”. Y ten paciencia contigo mismo.

La comida se ha convertido en muchas cosas para nosotros, como personas individuales y como sociedad. Con ella nos socializamos, celebramos vacaciones, vemos deporte, mostramos amor, encontramos consuelo, lidiamos con el dolor. Y aún así no es siempre saludable: nos ponemos más y más gordos a causa de esta adicción. Es el momento de replantearnos nuestra principal estrategia para afrontar las cosas y amar.

Debo anotar que esta idea es la misma para otras adicciones: morderte las uñas, fumar, drogas, alcohol, etc. Nosotros las usamos como muletas para hacer frente a nuestras necesidades, pero para vencerlas necesitamos encontrar métodos más sanos de afrontar y satisfacer nuestras necesidades.

Be Sociable, Share!

4 comentarios en “¿Por qué no puedes comer más sano?

  1. Estupendo artículo y Blog.

  2. Me parece estupendo que usted este ta bien con la dieta macrobiotica y realmente es muy sana;pero para los del PAIS QUE LA INVENTO.Mi prima despues de dos meses de dieta macrobiotica(pautada por una experta) acabo hospitalizada con una TSH de 40,el exceso de SOJA(miso,tofu,tempeh,leche,yogures,tamari,soja en grano,…) de dicha dieta unida al GLUTEN(el seitan lo más) de los cereales fuerón la causa probable.

    Por no hablar de una gastrenteritis que pillo con las dichosas algas que estaban en mal estado.

    Para rematar la dietista le incluyo BROCOLI a diario muy bueno pero teniendo algo de TIROIDES fatal.

    Y si no lo tienes no es un dieta que favorezca a la TIROIDES al menos en Occidente que nos ROBA el IODO,los japonese metabolizan de otra manera ya que los productos son suyos de su tierra.

    Me he leido los libros de Monse Bradford y solo pudo decir ¿Cuidado con esta dieta si tienes algo de Tiroides y si no lo tienes más vale prevenir que curar?

    LA MEJOR DIETA LA DE LOS PRODUCTOS AUTOCTONOS DE TU TIERRA.

    LO DICHO LA SOJA ES UN PELIGRO PARA LA SALUD PERO HAY TANTA CULTIVADA QUE HAY QUE VENDERLA SINO LEAN ESTOS DOS LIBROS:

    http://www.dietametabolica.es/sojaWeston.htm

    http://www.dietametabolica.es/sojaWeston.htm

    1. Hola Heguine:

      Agradezco tus comentarios y la sinceridad que transmites en ellos.

      La macrobiótica que desde este blog divulgo no es una macrobiótica fija. Por propia definición si la macrobiótica se limitase a un rango delimitado de alimentos ya no sería macrobiótica. ¿Por qué? Porque la macrobiótica busca el equilibrio y para conseguirlo no podemos limitarnos a mandar los mismos alimentos para todo el mundo. Hay que tener en cuenta dónde vivimos, qué hacemos y cuál es el estado de nuestro organismo en este momento.

      Siento que la palabra “macrobiótica” tenga algo que ver en el empeoramiento de salud de su prima. Es inevitable que en ocasiones suceda un uso inadecuado o poco útil de la macrobiótica, pues cada persona tiene la libertad de entenderla como considere oportuno. En estos años de experiencia, de viajes aquí y allá relacionados con la macrobiótica, he advertido que existen personas incapaces de ver las limitaciones de la macrobiótica. La macrobiótica no es un “curatodo”, tiene sus beneficios pero también sus limitaciones. No la culpes por tenerlas, todo el mundo las tiene. Lo que hemos de evitar es ignorarlas.

      Otro significado que le doy a la palabra macrobiótica es “conexión con todo lo demás”. Es facilitar al organismo el conectar con los ritmos biológicos y así recuperar la propia habilidad del cuerpo humano para recuperarse. Para ello no dudéis en consumir alimentos autóctonos, naturales, biológicos y poco procesados, pasear al sol, bañarse en el mar, acostarse temprano, dormir 8 o más horas, hacer ejercicio físico, relacionarse con la gente que amáis, procurar estar en calma y ser testigo de los propios pensamientos.

      En cuanto a los alimentos que nombras en tu comentario, reduce su consumo o evítalos.
      La soja siempre será mejor “domesticada” es decir en forma de miso y/o tamari. Mejor así que procesada (leche de soja, queso de soja, yogur de soja). Existen autores como Andreas Moritz, médico ayurvédico, que desaconseja el consumo de soja. Dice así: “Los productos de soja (a menos que se hayan fermentado correctamente durante años) tienen un efecto tóxico en el organismo y no deberían consumirse con regularidad, o nunca”. Por ello, mejor fermentada, pero si aún así no le sienta bien y no le gusta, tomarla no sería macrobiótico.
      El gluten. Cada vez son más las evidencias de los efectos perjudiciales del gluten en la dieta. Tengo contacto con expertas en nutrición para la fibromialgia y la retirada de alimentos con gluten es una de las primeras recomendaciones.
      Si el brocoli no es adecuado para la tiroides entonces que evite tomarlo en abundancia.

      Una vez más le agradezco su participación en el blog. Espero haberle sido de ayuda.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *