Publicado el

Qué son los remedios macrobióticos

Los remedios macrobióticos son elaboraciones a base de alimentos preparadas con el fin de ayudar a restaurar la salud.

Los remedios pueden presentarse en forma de:

  • Platos de comida: alubias adzuki, amasake, soja negra con castañas, ensalada escaldada, crema de arroz…
  • Bebidas: té bancha, bebida de daikon seco, zumo de col, bebida de shiitake…
  • Aplicaciones externas: compresa de té bancha, compresa de jengibre, cataplasma de trigo sarraceno…

George Ohsawa y Michio Kushi nos dejaron en sus enseñanzas numerosos remedios macrobióticos que siguen la lógica del Yin-Yang, es decir, a males yin, remedios yang, y viceversa.

Pienso que la forma que tuvieron de presentarlos fue desafortunada, pues parece que un remedio macrobiótico vaya a curar una enfermedad, y no es así; sobre todo en aquellos remedios indicados para enfermedades serias.

Pongo un ejemplo:

  • Té de daikon seco, shitake y cebolla: cáncer de ovario
  • Bebida de kombu, raíz de loto, shitake: cáncer de piel, melanoma.
  • Emplaste de kombu y col: cáncer de pecho (después de la cirugía), linfoma y cáncer de próstata.

En ningún caso un remedio macrobiótico curará una enfermedad; sí que puede aliviar un síntoma o mejorar el efecto terapéutico de una dieta bien diseñada, pero nunca va a ser tan potente como un medicamento.

El consultor macrobiótico Francisco Varatojo, escribe en su último libro Macrobiótica, la revolución sana:

Es importante recordar que estos remedios no sustituyen una consulta al médico y que serán más eficaces si su práctica alimentaria y su estillo de vida se acercan a los que se describen en este libro. Estos remedios son de fácil preparación y pertenecen a las tradiciones oriental y occidental. Son baratos, eficaces y, por encima de todo, no producen los efectos secundarios de los medicamentos.

TÉ DE DAIKON SECO

El vídeo que te presento al principio del post es el de la preparación del té de daikon seco. A muchas bebidas macrobióticas se les llama “té” cuando en realidad son decocciones de diferentes alimentos (daikon, alga kombu, seta shitake y otros), pero se les llama “té” por su traducción literal de las obras de Michio Kushi. Sólo el té bancha o kukicha viene de la planta del té, y por tanto, contiene teína.

La decocción de daikon seco está indicada para problemas de oído, fiebre, dolores de cabeza, linfomas y trastorno afectivo estacional. Se utiliza para disolver todo tipo de sustancias grasas y una taza pequeña (17o ml) puede tomarse a diario durante 2 ó 3 meses (aunque esto dependerá mucho de la condición de la persona).

Para prepararlo se hierve a fuego lento 1 parte de daikon seco en 4 partes de agua; unos 15-20 minutos. Casi al final de la cocción se añade una pizca de sal.

Publicado el

El modelo macrobiótico para adelgazar

George Ohsawa y Michio Kushi no estaban pensando en adelgazar cuando diseñaron la dieta macrobiótica.

Si nuestro objetivo es adelgazar, pero queremos seguir teniendo los beneficios de la macrobiótica, podemos recurrir al modelo macrobiótico para adelgazar que presento en este post. Es un modelo general, una primera aproximación para diseñar un menú macrobiótico para la pérdida de peso.

El modelo se basa en la siguiente fórmula.perder peso macrobiotica

La fórmula desarrollada es:

Adelgazar (A) es igual a los productos adecuados que añadimos (+), menos los productos inadecuados que quitamos (-), más los ajustes personales que realizamos en función de las características de la persona en cuestión (a).

(-) ¿Qué alimentos retirar en una dieta si queremos perder peso?

De acuerdo a la obra de L. Jiménez, quién hace un resumen fantástico de los hallazgos científicos en relación a la pérdida de peso, los alimentos más importantes que tenemos que evitar son aquellos que contienen hidratos de carbono refinados, que son:

  • Arroz blanco
  • Azúcar
  • Bollería-pastelería
  • Cereales para el desayuno
  • Dulces
  • Galletas
  • Harinas y masas
  • Pan blanco
  • Pasta
  • Patatas
  • Refrescos azucarados
  • Snacks o aperitivos tipo patatas fritas.

Otros alimentos que también pueden contener hidratos de carbono ocultos son:

  • Embutidos
  • Tomate fritos
  • Productos lácteos
  • Zumos de fruta
  • Salsas
  • Pizza
  • Croquetas
  • Empanadillas
  • Rebozados de pescado o carne

(+) ¿Qué alimentos incluir en una dieta si queremos perder peso?

La otra parte de la fórmula se refiere a lo que debemos añadir (+) a la dieta. En este caso el mismo autor recomienda elementos que están presentes en una dieta macrobiótica amplia:

  • Productos integrales, pero realmente integrales (no solo con una parte). Cereales integrales en grano, pan o pasta integral. La macrobiótica puede ayudarte a saber cómo cocinar esos cereales integrales. También dispones de un curso para ello (ver Cocina Cereales, próximamente la 2ª versión).
  • Verduras y fruta. En este apartado he de puntualizar que, aunque L. Jiménez, recomienda verduras y frutas por igual, para la fórmula macrobiótica me inclino por el uso de verduras y limito el consumo de frutas.
  • Proteínas. En la macrobiótica de Michio Kushi apenas se utilizan las proteínas animales, aún así en el nuevo modelo incluiremos de los dos tipos: vegetales y animales.
  • Grasas. En la macrobiótica de Michio Kushi tampoco se utilizan las grasas, ya que apenas se utiliza el aceite, no se toma pescado azul y los frutos secos se utilizan tan solo como aderezo o condimento. En la fórmula macrobiótica para perder peso se incluyen grasas saludables como el aceite de oliva, el aguacate, el pescado azul y los frutos secos.

En el post La fórmula macrobiótica para perder peso desarrollo el concepto de la fórmula ampliamente.

LA RUEDA MACROBIÓTICA DE MICHIO KUSHI NO SIRVE PARA ADELGAZAR

La macrobiótica estricta o de Michio Kushi  utliza a menudo un gráfico circular donde se muestran las diferenes proporciones que una dieta macrobiótica estándar debe de tener. Aunque en alguna ocasión los mismos autores -Michio Kushi y Aveline Kushi- han reconocido que esta dieta se debe adaptar a las necesidades de cada uno, la práctica durante años ha sido igual para todos.

Me gustaría mostraros primero un vídeo sobre la rueda (no necesario para quien ya la conozca) y después qué aspecto tendría esta rueda aplicando lo visto sobre la fórmula. Pincha aquí si no lo ves.

La rueda macrobiótica de Michio Kushi from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

La rueda macrobiótica de Michio Kushi, desde mi punto de vista, es inadecuada para la pérdida de peso, pues existe un porcentaje exagerado de cereales (carbohidratos), incluso midiéndolo por peso como argumentan algunos autores. Por ese motivo mi propuesta giraría en torno a una rueda con un 50% o 60% de verduras, 20% de proteínas y 15 % de cereales.

Unas últimas notas.

Del nuevo modelo destacaría:

  • Más verduras. Es un elemento cuya necesidad la afirman consultores macrobióticos reconocidos internacionalmente como Denny Waxman, Francisco Varatojo o Simon Brown. Necesitamos aumentar las verduras en la dieta macrobiótica de Mishio Kushi, aún más si el objetivo es perder peso.
  • Menos cereales. Los cereales cumplen una función principalmente energética en la dieta, por ello deberíamos aumentar o reducir su cantidad en función del grado de actividad física que realicemos.
  • Más productos animales. Este grupo de alimentos es novedoso respecto al modelo aportado por Kushi, donde solo el pescado 1 ó 2 veces a las semana estaba permitido. En mi opinión, si no existen problemas de exceso, los productos animales son necesarios para mantener un óptimo estado de salud. Estaríamos dentro de lo que yo he venido a llamar macrobiótica amplia, en consonancia con las prácticas de los pueblos más longevos del mundo. En esta categoría se incluirían todo tipo de productos animales: pescado, marisco, lácteos, aves, carne roja, huevos.
  • Más de otras cosas. En este grupo de alimentos se incluirían: aceites, frutos secos, algas, fruta, condimentos, agua y otros.
Publicado el

Por qué la macrobiótica no habla de adelgazar

En las escuelas de macrobiótica apenas se habla de la pérdida de peso.

¿Por qué?

Quizás porque la gente interesada en macrobiótica no suele tener sobrepeso, suelen ser “hippies” delgados, el tipo de personas que se interesan por las cosas alternativas. Las personas con sobrepeso suelen ser más relajadas, conformes con lo que les rodea (ver: La personalidad del macrobiótico estricto).

Quizás porque la pérdida de peso se vea como un objetivo secundario, banal, una forma de venderse a la moda o a la imagen, cuando lo que importa es la salud… Es común oir que la macrobiótica se centra en la salud y “si el cuerpo necesita perder peso, lo perderá”.

Quizás porque no es el tema estrella en la medicina china, donde se habla de las energías yin-yang, de los cinco elementos… La pérdida de peso en ese contexto parece algo demasiado terrenal.

Sea por la razón que sea, los consultores macrobióticos nos vemos obligados a profundizar por nuestra cuenta en el tema de adelgazar, y para ello, a mi me gusta recurrir a libros como los de L. Jimenez, Juan Revenga o Julio Basulto.

Estos autores se centran en la dimensión nutricional (carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, calorías, etc.), y prescinden del aura oriental de la macrobiótica, pero al final los alimentos que recomiendan no difieren, o no deberían hacerlo, de los que recomienda la macrobiótica.

Os muestro algunos ejemplos:

En libro Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable, L. Jiménez resumen todo lo expuesto en cinco reglas básicas:

  • Evitar carbohidratos refinados y alimentos altamente procesados
  • Muchas verduras, vegetales y fruta
  • Cantidad suficiente de proteínas
  • Añadir frecuentemente grasas, mejor las más saludables
  • La dieta no es una penitencia

Del libro Adelgázame, miénteme, de Juan Revenga, me ha parecido suficiente citar varios puntos del índice:

  • Come más vegetales
  • Come menos alimentos superfluos
  • Come menos alimentos procesados o con medallas
  • Usa la cocina
  • Compra en mercados
  • Planifica tu alimentación
  • Come en la mesa
  • No cuentes calorías

En el libro Secretos de la gente sana, Julio Basulto y María José Mateo citan y defienden las tres reglas básicas del conocido autor Michael Pollan:

  • Coma comida. Se refiere a comida real, evitando alimentos muy procesados o con mucha carga química. Muchos de estos alimentos tienen grasa no saludable, harinas blancas e ingentes cantidades de azúcar.
  • No demasiada
  • Sobre todo vegetales

Lo interesante de la macrobiótica es que te aporta una dimensión extra, no solo la nutricional (de la que a veces adolece y hemos de buscar formación complementaria en otras escuelas o universidades), sino el estado de tu condición, tu constitución, el efecto de determinados alimentos que a la nutrición le pasan desapercibidos, los alimentos que calientan/enfrían o los que secan/dan humedad, o los alimentos que van bien para un órgano determinado… elementos que, aunque no estén presentes en el paragdigma médico de occidente, sí que lo están en el paradigma médico oriental, utilizado con éxito durante siglos.

Aunque el lenguaje utilizado por la macrobiótica sea distinto al de la nutrición oficial, ya que ambos profesionales han recibido entrenamiento distinto, las recomendaciones últimas no deberían de ser muy diferentes si las cosas se están haciendo bien (ver el post: Macrobiótica vs Nutrición, o el efecto MasterChef).

Por todo ello, me he propuesto crear el modelo macrobiótico para adelgazar, estableciendo así diferencias con el modelo de la macrobiótica estándar de Michio Kushi, del que podéis ver una pequeña explicación en el vídeo de abajo (Pincha aquí si no puedes verlo: Dieta Macrobiótica estándar).

Aveline Kushi’s – Dieta Macrobiótica Estándar from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

La próxima semana presentaré el modelo macrobiótico para adelgazar. Mientras tanto, si tienes alguna experiencia interesante que relacione la macrobiótica con la pérdida de peso, me encantaría que la compartieses con nosotros, seguro que sería de ayuda para otros lectores.

Publicado el

Lo que no me dijeron en los cursos de macrobiótica

curso de macrobiótica

Con el tiempo te das cuenta de que lo que te contaron en los primeros cursos de macrobiótica era una parte de la verdad. En mi caso estos fueron algunos ejemplos.

El té kukicha te mancha los dientes

Tras una visita a mi dentista hace ya varios años, ésta me dijo que el té manchaba los dientes. “No pasa nada si te los lavas tras tomarlo, pero si no lo haces, a la larga los dientes se manchan”. ¿Te has dado cuenta de cómo queda una taza con fondo blanco tras tomar té kukicha?

La falta de proteínas y grasas te hará tener más hambre

La cantidad de cereales que tomaba en una comida en mi primer año de macrobiótica me sirve ahora para 2 días. Tenía un gran apetito  lo satisfacía con los alimentos “permitidos” que, por otro lado, me encantaban. No fue hasta mi llegada al Instituto Kushi, donde me enseñaron que las proteínas y las grasas sacian, por ello, si faltan en la dieta sentiremos mucha hambre. En la macrobiótica de Mishio Kushi la ausencia de proteínas y grasas tiene un sentido y puede ser beneficiosa para ciertos casos en períodos cortos de tiempo, pero nunca en casos de personas que de partida están muy delgadas o con síntomas de deficiencia.

Ver más en el post Comer muchos cereales no es macrobiótica.

El Dentie deja cicatriz

En mi afán de utilizar cosas naturales, un día compré en una herboristería un polvo negro llamado Dentie, el cual servía para lavarse los dientes. Cual fue mi sorpresa cuando descubrí que lo había creado George Ohsawa. Y aún más…mi dentista lo recomendaba cuando sangraban las encías.

En caso de encías sangrantes va muy bien, pero si se utiliza para cortar el sangrado de una herida, como se recomienda en algún libro de macrobiótica, en la piel dejará cicatriz.

Las algas pueden provocar hipertiroidismo

Si tomamos demasiadas algas podemos padecer hipertiroidismo inducido por algas.

El alto contenido en yodo de las algas hace que la glándula tiroides aumente su actividad, provocando signos y síntomas como: bocio, hiperactividad, taquicardia, ojos saltones, nerviosismo, etc. Por ese motivo no hemos de abusar de las algas.

Más sobre las algas en el post ¿Es bueno tomar algas? ¿Qué dice la macrobiótica?

La soja puede darte problemas digestivos

Oirás en infinidad de cursos que los lácteos están prohibidos. Nada de lácteos. Es algo que repercutió positivamente en mi salud, sintiéndome más despierto, más ligero y sin sequedad o eczema en las manos. Pasé a la leche de soja. Al principio bien, pero tras 2-3 semanas noté que me daba gases… cambié de marca pensando que sería eso, pero volvió a ocurrir lo mismo. Fue hasta un tiempo después que advertí la dificulta digestiva y gases que me provocaba.

Una nota personal: Sin embargo, con el tiempo he advertido que lo negativo de los lácteos se debe sobre todo al hecho de estar homogeneizados y pasteurizados. Ciertos quesos y la leche de cabra (ecológica, fresca y no homogeneizada) me sientan bien y en los periodos más exigentes de entrenamiento o trabajo me da un plus de energía. Aunque si abuso, noto aumentar la mucosidad. Supongo que es cuestión de equilibrio.

El mijo te sube el azúcar

El mijo, un cereal que se recomienda en macrobiótica cuando hay irregularidades en el nivel de azúcar en sangre, tiene un índice glucémico alto. Los alimentos con índices glucémicos altos no son recomendables en caso de diabetes. Eso nos lleva a una contradicción:

Macrobiótica: Irregularidades en azúcar en sangre -> Mijo

Medicina: Diabetes (un tipo de irregularidad de azúcar en sangre) -> No mijo

Desde mi punto de vista el mijo debería de usarse en casos de hipoglucemia, cuando tenemos un nivel de azúcar en sangre bajo y por ello nos sentimos cansados. A veces se produce por un déficit de verduras, legumbres, cereales integrales y un consumo excesivo de alimentos refinados como pan blanco, dulces o refrescos.

En casos de diabetes aplicaría lo que contesté a una de las lectoras de MBM. Lo reproduzco a continuación:

Lectora:

Hola Mario
Me gusta mucho la macrobiotica pero también me choca algunas cosas como por ejemplo: ¿No tiene el mijo un índice glucémico muy alto?
Muchas gracias por toda tu información.

Mario López:

Hola Pilar,
sí, como bien dices el mijo tiene un índice glucémico (IG) alto, alrededor de 70 (100 es el valor para la glucosa).
Por un lado, y según la nutrición moderna, te diría que redujeses su consumo y lo tomases combinado con verduras y/o proteínas. Aparte del IG existe el concepto de Carga Glucémica (CG), que tiene en cuenta el IG más la cantidad del alimento que hayamos tomado. Para que el mijo tuviese una CG baja-moderada deberíamos tomar alrededor de 25g o menos al día (pesado en seco).
Un saludo!

CONCLUSIÓN

Todos los alimentos tienen sus pros y sus contras ¿Porque no iba a ser así con los recomendados por la macrobiótica?

Pienso que cualquier dieta o enfoque que pretenda dar salud y equilibrio a las personas debería de tener en cuenta lo malo y lo bueno de cada alimento. Intento que la macrobiótica que practiques guiada por MBM sea una macrobiótica imparcial que piense más en ti que en ideales y criterios inflexibles.

Si conoces algún efecto negativo de alimentos típicamente recomendados por la macrobiótica de Michio Kushi, te animo a que lo añadas a este post en forma de comentario, todos los lectores y yo mismo te lo agradeceremos.

Publicado el

La verdadera pirámide macrobiótica

Cuando se explica la macrobiótica de Michio Kushi, ésta viene acompañada frecuentemente de una pirámide donde se muestran los alimentos que se incluyen y la frecuencia de consumo.

Pirámide macrobiótica de KushiPara evitar confusiones he de decirte que dicha pirámide no se cumple en la práctica. Por alguna razón, en el momento de crearla, se incluyó en la parte alta de la pirámide la carne roja, los huevos, las aves, la leche y los productos lácteos. Sin embargo, ninguno de estos alimentos se recomienda en la macrobiótica de Michio Kushi (sí podemos encontrarlos en la macrobiótica amplia practicada por los pueblos más longevos del mundo).

Abstenerse de dichos alimentos puede resultar beneficioso para algunas personas, sobre todo en aquellos casos donde se ha abusado de productos animales en el pasado, acompañados a menudo  de alcohol, dulces y/o alimentos refinados, con poca o ninguna verdura.

En el siguiente vídeo te muestro la pirámide tradicional seguida de la pirámide real y una futura posible nueva pirámide.

La verdadera pirámide macrobiótica from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

Puedes leer más sobre la pirámide macrobiótica en el post La Pirámide Macrobiótica.