Publicado el

Leyendo los libros anti-cereales

La semana pasada anuncié que iba a comprar dos libros y los iba a leer por ti. Bien, pues ya los tengo en mi poder.

mario de macrobiotica cerebro de pan y sin trigo

macrobiotica mario lopez

Nada más leer sus primeras páginas a uno le queda claro que la comida influye en nuestra salud, nuestro cerebro, incluso en nuestros genes. Por ello, el cuidar nuestra alimentación supone un factor de vital importancia si queremos llevar al máximo exponente nuestra propia vida, sueños y aspiraciones.

Estos son algunos de los fragmentos que expresan dicha idea en «Cerebro de pan»:

La disfunción cerebral en realidad no es distinta de la cardíaca, y se va desarrollando con el paso del tiempo dependiendo de nuestros hábitos y comportamientos. En el lado positivo, esto implica que podemos prevenir los trastornos del sistema nervioso e incluso el deterioro cognitivo en la misma medida en que podemos evitar las afecciones cardíacas: comiendo bien y haciendo ejercicio. La ciencia nos ha demostrado que muchas enfermedades relacionadas con el cerebro, desde la depresión hasta la demencia, están muy vinculadas con nuestras elecciones alimentarias y de estilo de vida. [p. 29]

Hablemos de  uno de los descubrimientos más monumentales de nuestros tiempos: en muchos casos , el origen de las enfermedades cerebrales se halla predominantemente en la alimentación. Aunque varios factores participan en la génesis y progresión de los trastornos cerebrales, en gran medida muchas afecciones neurológicas suelen ser reflejo del consumo excesivo de carbohidratos y de la baja ingesta de grasas saludables. [p.41]

El Dr. Williams Davis afirma en su libro , «Sin trigo, gracias», que la salud de sus pacientes mejoraba enormemente al eliminar el trigo:

Me explicaron que habían desaparecido tanto el ardor de estómago como los habituales retortijones y la diarrea del síndrome de colon irritable. Su ánimo había mejorado, les era más fácil concentrarse, dormían más profundamente. Las erupciones habían desaparecido, incluso las que habían padecido durante años. Los dolores de artritis reumatoide habían mejorado o desaparecido, lo cual les había permitido reducir, o incluso eliminar, los desagradables medicamentos que tomaban para combatirlos. Los síntomas de asma mejoraron o se resolvieron por completo, lo cual permitió que muchos de ellos desecharan sus inhaladores. [p.28]

En la próxima entrada veremos las conclusiones y reflexiones sobre su lectura y cómo encajan tales conclusiones dentro del marco de la macrobiótica.

Mientras tanto, si tienes alguna experiencia que relacione trigo y/o carbohidratos con la salud,  puedes compartirla con nosotros en los comentarios. ¡Gracias!

 

Be Sociable, Share!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *