Publicado el

Food Matters, el documental

Food Matters [La comida importa] es un documental que intenta aportar más consciencia sobre aquello que comemos. ¿Qué tiene en común con la macrobiótica? ¿Por qué incluirlo en este blog?

Me gusta poner a la macrobiótica dentro de un marco más amplio al que llamo alimentación consciente. La alimentación consciente es comer sabiendo el efecto que nos produce lo que comemos. El mensaje final de la macrobiótica no es “come esto o come aquello”, sino “date cuenta del efecto y elige”. Los conocimientos de la macrobiótica junto con libros y reportajes de otras corrientes, como es el caso de Food Matters, inician una época donde la responsabilidad de nuestra salud está en nuestras manos y no en las de ningún otro.

Food Matters es un documental realizado por James Colquhoun y Laurentine ten Bosch, que consiste en una serie de entrevistas a expertos de nutrición y salud natural a nivel mundial. Estos expertos dicen: “Estamos haciendo daño a nuestros cuerpos con una alimentación indebida, sin embargo, el tipo correcto de alimentos, suplementos y procesos de desintoxicación, pueden utilizarse para tratar enfermedades crónicas y casos terminales de cáncer”.

Al principio del post podéis ver el trailer con subtítulos en español.  Para verlo completo podéis acudir a Youtube, donde se encuentra dividido en 5 partes. Para aquellos que no tengáis tiempo o prefiráis leer, he elaborado un resumen en 8 puntos de donde extraer lo más importante.

1. LA COMIDA DE HOY

Gran parte de la comida a la que tenemos acceso actualmente es deficiente y tóxica.

Deficiente nutricionalmente porque la calidad de los suelos donde se cultiva y del aire que la rodea no es buena, porque en el momento en que llega a nuestros platos hace días o semanas que ha sido cosechada, y porque el hecho de procesarla resta nutrientes y fuerza vital al alimento.

Tóxica por culpa de los químicos utilizados en el cultivo o crianza de nuestra comida. A las plantas se las rocía con todo tipo de herbicidas, insecticidas, fungicidas, etc. cuyos restos, aunque sea en mínimas proporciones permanece en lo que comemos. Los animales son tratados con antibióticos y hormonas con el fin de mejorar la producción. Los adictivos que en muchas ocasiones se utilizan en la comida procesada traen efectos secundarios. Uno de estos adictivos es el aspartamo, del cual puedes leer más en Macrobiótica sin aspartamo.

2. COCINAR NOS QUITA NUTRIENTES

El hecho de cocinar los alimentos disminuye los enzimas necesarios para una correcta digestión. Los enzimas, microorganismos vivos, nos ayudan a digerir los alimentos. En el documental se cita al Dr. Kouchakoff, que afirma que si más del 51% de la dieta está cocinada, el cuerpo reacciona como si la comida fuera un cuerpo extraño del cual hay que defenderse, restándonos energía. Conclusión: necesitamos lo crudo.

Los estudios sobre alimentación anticáncer también recomiendan incluir lo crudo en nuestro menú . Estos son datos que se oponen con lo propuesto por la macrobiótica tradicional, que apuesta por lo cocinado y una pequeña cantidad de crudo, sobre todo en los meses de calor. Esto me recuerda a lo que dijo el Dalai Lama en una ocasión: “Si los nuevos conocimientos contradicen las escrituras, hay que cambiar las escrituras”. Los datos acerca de lo conveniente de incluir alimentos crudos en la dieta aconsejan una revisión de la teoría macrobiótica.

3. SUPERALIMENTOS

Existen alimentos que por su alto contenido en nutrientes y su facilidad de absorción nos aportan altos beneficios. Tal es el caso de la espirulina, la hierba de cebada o el cacao. Un breve apunte de cada una de ellas:

  • Espirulina: es el superalimento más rico en vitaminas A, B1, B2, B6, E y K. Tiene 10 veces más proteínas que la carne, y además se absorbe mejor. Aporta fitoquímicos importantes en la lucha contra el cáncer. Mejora la anemia y ayuda a desintoxicarnos de metales pesados. Aporta grandes cantidades de hierro, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cromo, sodio y zinc.
  • Hierba de cebada:  tiene 10 veces más calcio que la leche, 5 veces más hierro que las espinacas y 25 veces más potasio que los plátanos. Tiene efectos alcalinizantes, anti-inflamatorios y  y desintoxicante.
  • Cacao: mayor fuente de magnesio (que fija el calcio a los huesos y previene la osteoporosis) y antioxidantes que podamos encontrar en la naturaleza. También contribuye a elevar nuestro estado de ánimo

En el documental también se citan las semillas de chia, la maca, la miel, las bayas goji y la equinacea. Existen varias casas donde poder obtener estos productos. Personalmente me gusta  Salud Viva por su variedad y calidad.

4. PRIMERO LIMPIA LA CASA, DESPUÉS COMPRA MUEBLES NUEVOS

No sólo se trata de comer lo más adecuado sino de limpiar el organismo de aquello que ha estado entrando durante años. Charlotte Gerson menciona en Food Matters lo que en macrobiótica se conoce como período de reajuste, que consiste en la aparición de síntomas molestos (fiebre, dolor de cabeza, picores, etc.) cuando dejamos de consumir sustancias tóxicas o desfavorables para el organismo como el azúcar, los estimulantes, grasas trans, exceso de carne, etc. y pasamos a una alimentación más natural. Estos síntomas aparecen porque el cuerpo se está adaptando a la nueva alimentación y trata de eliminar los restos de la antigua. El proceso de eliminación que podemos facilitar al adoptar una serie de medidas desintoxicantes.

Cuando dejas de presionar las toxinas sobre el sistema [cuando dejas de tomarlas], comienzan a emerger, y de hecho, si sólo cambias tu dieta hasta el punto de comer todo biológico liberarás todos esos venenos, los cuales ingresan en el torrente sanguíneo y en el hígado, y a menos que ayudes al hígado a deshacerse de ellos pueden causar más daños. Es un error, una terapia a medias. La otra mitad de la terapia es la desintoxicación.

                                                                                              Charlotte Gerson, fundadora del Instituto Gerson.

Se recomienda la hidroterapia de colon, el uso de hierbas medicinales y la medida más simple de todas: beber mucha agua. Si quieres ampliar el tema de la hidratación visita la entrada ¡Agua! Tu cuerpo tiene sed.

5. NINGÚN HOSPITAL RECIBIRÍA UNA ESTRELLA MICHELIN

El 26% de los pacientes a los que se les da el alta están más malnutridos que cuando internaron. Y la razón por la que ingresaron, en el 80 ó 90% de los casos, está relacionada con un deficiente estado nutricional.

                                                                   Ian Brighthope, especialista en medicina nutricional y ambiental.

Esta cita de Ian Brighthope, presidente de la Universidad Australiana de Medicina Nutricional y Ambiental, corrobora lo que  vimos hace unos meses en los telediarios españoles, donde aparecían fotografías que los pacientes y sus familiares habían hecho de los platos de varios hospitales con motivo de queja. Comida escasa y en pésimas condiciones.

6. QUIEN PAGA MANDA

Las compañías farmacéuticas son un lobby muy poderoso a nivel mundial. Ya vimos en la entrada Supera la adicción al azúcar con macrobiótica como los lobbies son capaces de influir en la Administración Pública para que se tomen decisiones favorables a esos lobbies o grupos de empresas. Al igual que ocurre con el azúcar ocurre con los medicamentos.

Las compañías farmacéuticas pagan -controlan- a los siguientes organismos:

  • Los reguladores que inspeccionan a los medicamentos
  • Los científicos que investigan sus efectos
  • Las personas que realizan los procesos de prueba
  • Las revistas donde se publican los ensayos e investigaciones

No es que sean inadecuados o que no salven vidas, lo hacen. Pero no son la solución para todo aquello que propugnan. Existen dolencias, entre ellas las crónicas, cuyo tratamiento a base de medicamentos no está trayendo soluciones satisfactorias.

7. NO LE PIDAS A TU MÉDICO CONSEJO NUTRICIONAL

Recuerdo que en el documental sobre la adición al azúcar, uno de los entrevistados decía: “No le pidas consejo a tu médico porque él le da azúcar a sus hijos, y si lo hace con los que más quiere, ¿cómo se la va a quitar va a un paciente?”.

Pensamos en los médicos como personas fuera del sistema, pero no lo son. Están bajo las mismas influencias sociales acerca de lo adecuado del consumo de lácteos, azúcar, carnes rojas y medicamentos que el resto del mundo. Cuando el problema proviene del sistema, buscar una solución en él es inútil. Fuera del sistema podemos encontrar nuevas formas de mirar al mundo, soluciones frescas que a medida que pasen los años irán formando parte del sistema y ya no será necesario etiquetarlas como  “alternativas”.

8. LA NUTRICIÓN: HERRAMIENTA FUNDAMENTAL CONTRA EL CÁNCER

El grupo de expertos entrevistados en Food Matters considera la nutrición como parte esencial del tratamiento del cáncer. Parten del hecho de que el cáncer no es sólo el tumor, sino las condiciones en las que se encuentra el organismo (acidosis, acumulación de tóxicos, etc.). Por tanto, una alimentación óptima contribuiría a corregir el estado del organismo que favorece la aparición del cáncer.

Phillip Day, periodista científico y conferenciante internacional comenta a este respecto:

La industria del cáncer sigue considerando al tumor como el cáncer. Y sabemos que el tumor no es el cáncer, porque si lo fuera podríamos extirpar los tumores del cuerpo y nunca volverían a crecer, pero sabemos que esto no es cierto. Sabemos que estos tumores pueden crecer de nuevo y el motivo de su retorno es que no se ha corregido su proceso metabólico subyacente.

Los datos apuntados en Food Matters acerca del cáncer y la alimentación van en la línea de lo sostenido por otros científicos en otros medios (p.ej. Richard Beliveau, Denis Gingras, David Servant-Schreiber y Johanes F. Coy), y también corrobora las experiencias personales de personas que tras ser diagnosticadas de cáncer cambiaron su alimentación y experimentaron sus beneficios (ver el post Alimentación Anticáncer, entrevista a Odile Fernádez).

Be Sociable, Share!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *