Publicado el

¿Es estricta la dieta macrobiótica?

dieta estricta macrobiótica
¿Es estricta la dieta macrobiótica?

Me encuentro con muchas personas que me comentan los estricta que es la dieta macrobiótica. Han leído algunos artículos en internet y han construido una imagen de la macrobiótica como una práctica austera y limitada.

Y no les quito la razón porque algunos de estos artículos dicen cosas como estas:  “Los seguidores de la dieta macrobiótica pasan por varios niveles, y su objetivo es llegar a alimentarse únicamente de cereales”, “Podría caer en un déficit de proteínas y vitaminas”, “Es una forma extrema de vegetarianismo combinada con la filosofía Zen”.

¿Es estricta la dieta marobiótica? ¿Tienen razón todos estos artículos?

El ser humano tiene la capacidad de cristalizar la información. Nos llega información acerca de algo -la dieta macrobiótica- y nos creamos una imagen de ese algo. A partir de ahí toda la información que nos llegue relacionada con ese concepto la encajamos en la imagen construida. Son procesos que los psicólogos estudian en el tema de los prejuicios. ¿Cómo se forma y se mantiene un perjuicio? El prejuicio puede referirse a personas inmigrantes, o bien a otro tipo de cosas como dietas, religiones, o cualquier cosa nueva para la cultura donde uno ha nacido y vive. La imagen que construimos pueden ser más o menos flexibles en función de varios aspectos, por ejemplo: lo que oímos la primera vez que nos explicaron en qué consistía la macrobiótica, la opinión de mis amigos al respecto, mis experiencias pasadas con las dietas, etc., etc.

¿Cuál es la imagen que te quieres formar de la macrobiótica? ¿Es una imagen rígida, estricta…? Quizás estés buscando eso. ¿Es una imagen flexible, adaptada a nuestros tiempos, funcional…? Esta es la opción por la que yo apuesto. Y esa es la idea desde donde escribo en este blog.

En este sentido, el consultor macrobiótico Verne Varona describe su experiencia a finales de los 60 y principios de los 70 en Estados Unidos. Comenta que al principio le presentaron la dieta macrobiótica como “La dieta”, un modelo que encajaba en todos los casos. ¿Quieres tener más vitalidad? Sigue esta dieta. ¿Quieres prevenir una enfermedad? Sigue esta dieta. ¿Quieres recuperarte de una dolencia? Sigue esta dieta. Cualquier variación que se saliese de la dieta modelo significaba dejar de ser macrobiótico.  Reconoce que a él y a los de su generación les fue presentada la macrobiótica con un margen de flexibilidad, pero que como jóvenes fanáticos que buscaban identificarse con algo y hacerlo todo de forma perfecta, muchos de nosotros tomamos las cosas de forma literal.

En sus primeros años como consultor macrobiótico Varona se dio cuenta de que cualquier plan dietético que se percibiese como inflexible, bien por el estilo de vida de quien lo quisiese hacer, la falta de disciplina o aspectos de carácter social, ello llevaba a un efecto de todo o nada. De esta manera se perdían muchos de los beneficios que una mejora en la dieta pudiese proporcionar.

Con los años aprendió a diferenciar entre los clientes que estaban dispuestos a grandes cambios de los que estaban dispuestos a hacer pequeños. Aún así, cuando la dieta se presentaba de forma flexible, los resultados eran mucho mejores en los dos casos.

Al princio puede que necesites ser algo más estricto, hasta comprobar en tu propia experiencia cuáles son los resultados. A partir de experiementar los cambios, será tu propia experiencia la que te guíe. En este sentido yo suelo decir:

La macrobiótica me utilizó a mi los seis primeros meses, después yo utilicé a la macrobiótica

En la última charla que impartimos en Espígol –Verano y macrobiótica en Elche–  uno de los asistentes afirmó que al hacer macrobiótica experimentó una gran vitalidad y lucidez. Esa es la experiencia de la que hablo. A partir de ese punto, la rigidez, en caso de existir, se diluye… ¿O a caso alguien dejaría de hacer lo que le sienta bien? Sería de locos.

Con el objetivo de ofrecer más flexibilidad a sus clientes, y que las recomendaciones puedan encajar en el estilo de vida de cada uno de ellos, Verne Varona diseña diferentes plantillas o modelos donde se indican diferentes porcentajes de alimentos. Estos modelos iremos viéndolos en próximas entradas.

Terminamos con el nombre de cada uno de estos modelos o plantillas:
(a) El nuevo modelo macrobiótico multicultural
(b) La plantilla macrobiótica para el comensal por conveniencia
(c) La plantilla macrobiótica para perder peso
(d) La plantilla macrobiótica para sanar

Be Sociable, Share!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *