Publicado el

Lanzamiento del curso Cocina Cereales

MBM Cocina Cereales – Anuncio 3: Las razones from Macrobiótica Mediterránea on Vimeo.

Pincha aquí si no puedes ver el vídeo del inicio del post.

¡Nuevos contenidos en Macrobiótica Mediterránea!

En unos días se producirá el lanzamiento de un nuevo curso para aprender a cocinar cereales; este curso puede ayudarte si:

1

Quieres llevar una dieta saludable e introducir nuevos alimentos a tu repertorio de recetas.

2

Te has propuesto superar una enfermedad o mejorar tus análisis y necesitas instrucción sobre cómo utilizar los cereales.

3

Quieres darle a conocer a tus hijos la más amplia variedad posible de alimentos sanos.

4

Eres deportista y necesitas tener varias fuentes saludables de carbohidratos aparte de la pasta y el pan.

5

Tienes dificultades para ir al baño o tienes hipoglucemia o colesterol o poca energía o te estresas fácilmente… para todo eso también te podrían ayudar los cereales integrales en grano.

¡¡Aprende qué son y cómo cocinarlos!! ¡¡En unos días llega el curso Cocina Cereales!!

 

Publicado el

Dime cómo podría ayudarte

Tiendo a la dispersión. ¿No te ha pasado nunca que tienes la sensación de pasar de una cosa a otra sin acabar ninguna? Eso es dispersión, y es algo muy habitual en personas con tendencias intelectuales y creativas. Para poder superar ese rasgo y centrarme en una sola cosa, leo a Cal Newport.

Cal Newport trabaja como profesor de ingeniería informática en la universidad de Georgetown, donde se ve obligado a realizar avances en su campo cada 6 meses si quiere seguir en su puesto. Esto le ha llevado a profundizar sobre el hecho de estar concentrado y ser productivo.

Si quieres hacer algo que valga la pena, intenta cumplir estos dos requisitos:

1.- Sé bueno en algo.

2.- Mantente centrado en un proyecto.

En palabras de Cal Newport:

De lo que me he dado cuenta estudiando a los mejores, intentando yo mismo ser uno de ellos, es que los logros verdaderos, los logros que realmente crean valor en el mundo, requieren dos cosas: conocimiento y tiempo.

No puedes evitar estas dos cosas si quieres conseguir algo importante. Hasta que no seas bueno en algo, es muy difícil que hagas algo que el mundo valore. Una vez que eres bueno en algo, cualquier proyecto que quieras hacer en ese campo, que le importe a la gente, va a necesitar mucho de tu tiempo y de tu atención. Mucho más de lo que la gente piensa.

Aplicando las palabras de Cal Newport a Macrobiótica Mediterránea, y con el objetivo de convertir este blog en una herramienta útil para el mundo, voy a preguntaros sobre vuestras necesidades, para centrarme en ellas y aportar soluciones. Consistirá en 1 sola pregunta que no llevará más de 2 minutos responder. Podéis hacerlo en el formulario que incluyo a continuación.

Si no puedes ver el formulario este es el enlace, pincha aquí -> Formulario

Esta pregunta es importante para la evolución de Macrobiótica Mediterránea. Quedo a la espera de vuestra respuesta.

Además, me comprometo personalmente a responderos y tratar de orientaros lo mejor que pueda en vuestro “problema”.

Un saludo

Mario

Publicado el

Macrobiótica aplicada a la ropa

Desde la macrobiótica tradicional nos llegan una serie de recomendaciones sobre el estilo de vida. Una de estas recomendaciones hace referencia a la ropa, dice así:

“Usa ropa 100% algodón, especialmente aquella que esté en contacto con la piel”

Muchas de estas recomendaciones macrobióticas nos llegan sin ningún respaldo científico. A medida que pasan los años y que vamos investigando sobre cada una de ellas comprobamos que tienen mucho de verdad; en esta ocasión en lo que se refiere a la ropa.

Televisión española emitió hace unas semanas un documental títulado “Víctimas de la moda”, en el cual se mostraba como los materiales y el modo de fabricar la ropa puede afectar a nuestra salud, tanto en aquellos que fabrican la ropa como en los que la llevan. A continuación inserto la primera parte del documental, el resto lo encontraréis en Youtube.

En relación a los efectos que la ropa tiene en nuestra salud, la investigadora Jane Plant, autora del libro “Tu vida en tus manos” nos recomienda lo siguiente:

Utilizo en lo posible materiales naturales para la ropa y el mobiliario, con un mínimo de plásticos, compuestos químicos o fibras sintéticas. Asimismo, lavo y enjuago cuidadosamente las ropas nuevas antes de ponérmelas con el fin de eliminar los aprestos. También minimizo el uso de detergentes para lavar la vajilla y la ropa, y me aseguro de enjuagarlas repetidamente antes de volver a utilizarlas.

De esta manera disminuimos el efecto perjudial de algunas sustancias sobre nuestra salud. La palabra “aprestos” hace referencia a todas aquellas sustancias que le ponen a la ropa para que luzca bien en la tienda, con ellas se les da un aspecto “apetitoso”, pero estas sustancias son muchas veces perjudiales.  Por esta razón Plant recomienda lavar las prendas siempre antes de ponérnoslas por primera vez.

Me gustaría acabar la entrada con otro apunte que una de mis profesoras de macrobiótica en EEUU nos hizo ver en una sus clases. Somos lo que somos porque estamos en contacto con el medio. Nuestras formas de relacionarnos son muchas:  la comida y la bebida, el aire que respiramos, el agua con la que nos lavamos, el sol que tomamos, lo que decimos y nos dicen, etc. Nuestra salud depende de que toda esta circulación de energía se produzca. Las ropas sintéticas tan de moda hoy en día impiden esta circulación a nivel físico, la comunicación entre nuestro cuerpo y el medio se vez impedida. Es importante no aislar al cuerpo, imagina que cubrimos una planta con una bolsa de plástico, ¿qué pasaría? Por ello, lo que sugiero es utilizar la ropa de tejidos sintéticos en ocasiones especiales (un evento elegante, un entrenamiento deportivo, una salida a la montaña, etc.) y apostar por los tejidos naturales para nuestro día a día y nuestros ratos de casa.

Publicado el

Un enfoque macrobiótico de la forma y el espacio

equilibrio en macrobiótica
La macrobiótica entendida de forma amplia trata el tema del equilibrio de todos nuestros elementos

Una vida humana sana, equilibrada y fructífera es un baile entre las dos dimensiones que dan origen a la realidad: la forma y el espacio.

Eckhart Tolle

 Como si de un cuadro se tratase nuestra vida está formada de objetos y del espacio donde esos objetos están flotando; podemos decir el lienzo y los objetos pintados en él o las notas musicales y el silencio en el que suenan. ¿Qué tienen que ver todo esto con la macrobiótica? Veamos.

La macrobiótica podemos entenderla desde un punto de vista estrecho como el arte de comer sano, pero también podemos verla de forma amplia como el arte de poner en equilibrio los elementos que forman nuestra vida. En la entrada Macrobiótica para compensar los efectos del ruido vimos cómo utilizar la macrobiótica para reducir los efectos perjudiciales que los ruidos ambientales podían provocar en nosotros. En la entrada de hoy utilizaremos la macrobiótica para poner remdio a una vida con exceso de pensamiento.

¿Cuánto tiempo pasas pensando y cuánto sin pensar? ¿Te has fijado alguna vez?  Si estuviésemos pensando constantemente, y cuando esto ocurre suelen ser pensamientos negativos , el estrés se apoderaría de nosotros, nuestro sistema inmune, digestión, habilidades de aprendizaje y otras capacidades se verían reducidas. Eckhart Tolle comenta en su último libro “Un mundo nuevo ahora” que la mayoría de la gente esta identificada con la dimensión de la forma, con las percepciones sensoriales, los pensamientos y las emociones. Tanto que una parte vital está siendo ignorada en sus vidas. ¿Cuál es esa parte? El espacio. Nuestro cuerpo se segura un tiempo de ese espacio cada noche, cuando dormimos, especialmente en la fase de sueño profundo. ¿Sabías que si se le priva a una rata de sueño profundo muere a los pocos días?

La macrobiótica entendida de forma amplia incluiría también la habilidad para equilibrar forma y espacio, o dicho de otro modo, pensamientos y calma. La vida moderna y lo aprendido desde pequeños da protagonismo a la forma, ¿qué podemos hacer para equilibrar esta dimensión? Ahí van algunas sugerencias para crear espacio en tu vida:

  1. Respira. Simplemente date cuenta de que respiras, ello abrirá un hueco entre pensamientos. En cuanto te des cuenta que perdiste la respiración vuelve a ella. Con sólo unos minutos al día notarás sus efectos.
  2. Escucha el silencio. Incluso en un lugar ruidoso prestale atención al silencio que está sosteniendo todos esos sonidos. Si dispones de algún lugar silencioso entonces escucha al silencio, el simple hecho de hacerlo parece extenderlo.
  3. Observa tus pensamientos. Son una corriente incesante, un río desatendido que nos recorre desde la mañana hasta la noche, provocando a veces reacciones exageradas. Párate y mira, observa lo que dicen y cómo el observarlos crea espacio a su alrededor.
  4. Presta atención a tus sentidos. Lo percibido es forma pero la forma ha de tener lugar sobre algo sin forma. El sonido necesita el silencio, el objeto necesita el espacio vacío. Ver, escuchar, saborear con atención nos lleva más allá de lo percibido.
  5. Muévete con conciencia. El movimiento como un sentido más también necesita de la quietud para ser percicbido. Moverse con conciencia es ser consciente de aquella parte en nosotros que ha estado siempre parada.

John Kozinski, consultor macrobiótico de reconocido prestigio, comentaba en una de sus entrevistas: “No existe una dieta marobiótica, sino un enfoque macrobiótico de la dieta”. Utilizar un “enfoque macrobiótico” nos puede servir para equilibrar muchas dimensiones en nuestra vida, no sólo la alimentación.

Publicado el

Crónica del taller “Alimentación anticáncer”

El pasado sábado 27 de Octubre se celebró en Herbia Bienestar (Elche, Alicante) el primer taller de alimentación anticáncer que en esta ciudad ofrecía la doctora Odile Fernández (para saber más acerca de ella ir a la entrada Alimentación y cáncer, una entrevista a Odile Fernández). El taller estuvo organizado y asistido por Mario López, quien desde aquí os escribe. Macrobiótica y alimentación anticáncer constituyen dos áreas de conocimiento que pueden enriquecerse mutuamente, multiplicando así los beneficios que cada una de ellas ofrece por separado.

Las salas donde se impartió el taller estuvieron al máximo de su capacidad, no quedando plazas para el mismo una semana antes de su realización. La actividad consistió en un breve acto de presentación tras el cual Odile comenzó con su exposición acerca de qué tipo de alimentación ayuda al tratamiento contra el cáncer. Durante la exposición surgieron diversas preguntas que tanto Odile como yo (si éstas se referían a la macrobiótica) respondimos. Tras la brillante exposición de la doctora Odile Fernández, expliqué brevemente en qué consiste la macrobiótica y cómo ésta puede colaborar en la lucha contra el cáncer. Para finalizar el acto todos disfrutamos de una degustación formada por té verde, frutos secos, bizcocho sin azúcar  y dulce de calabaza con crema de anacardos y mermelada de mora. Desde aquí dar a las gracias a Sandra y MªAsunción, cuya colaboración nos permitió mejorar la organización y contar con excelentes fotografías del evento. Gracias chicas, sin vosotras  no hubiese salido todo tan perfecto.

 

Alimentación anticáncer y macrobiótca
Distintos momentos del taller “Alimentación Anticáncer” en Elche

De forma que podáis compartir algo de lo que aprendimos en el taller he rescatado una parte del mismo para esta entrada. Es un tema que considero importante y que hasta ahora no hemos tratado en el blog.

MÉTODOS DE COCCIÓN A EVITAR Y/O REDUCIR PARA UNA ALIMENTACIÓN ANTICÁNCER

  1. OLLA EXPRÉS: En la olla exprés los alimentos alcanzan altas temperaturas, hasta 140º C, por lo que la mayoría de vitaminas y minerales se destruyen. Por esta razón es preferible reservar este método de cocción para alimentos específicos que lo requieran como por ejemplo algunos cereales y legumbres.
  2. HORNEADO: Odile señala en su libro “Alimentación Anticáncer” que al hornear por encima de 200ºC se producen en los alimentos sustancias tóxicas como por ejemplo las aminas heterocíclicas. En el taller desaconsejó el uso del papel de aluminio para envolver los alimentos que cocinamos al horno; mejor el papel vegetal.
  3. FRITOS: Las altas temperaturas son los enemigos de una alimentación sana; al freír podemos llegar a alcanzar los 300ºC por lo que constituye un método de cocción no recomendado para una alimentación anticáncer. Además de las altas temperaturas, las grasas utilizadas para freir una y otra vez comienzan a generar sustancias muy cancerígenas.
  4. BARBACOAS O PARRILLAS: Las partes más tostadas (negras) de aquello que preparamos en la parrilla contienen una sustancias altamente cancerígenas: el benzopireno y las aminas heterocíclicas. Odile nos advierte que estas sustancias también las podemos encontrar en  los frutos secos fritos, el café torrefacto, el pan muy tostado y las pizzas y panes hechos en horno de leña.
  5. MICROONDAS: El uso del microondas disminuye los nutrientes de ciertos alimentos como por ejemplo el brocoli, que al cocinarlo mediante este método pierde un 40% de vitamina C y un 74% de glucosinolatos, mientras que al vapor estos nutrientes quedan casi intactos. Además de la pérdida de nutrientes nos encontramos con los perjuicios de las ondas electromagnéticas cuyo efecto en el organismo es nocivo.
  6. AHUMAR: Odile Fernández recomienda evitar el consumo de ahumados, ya que en la superficie de los mismos se acumulan sustancias muy cancerígenas. Entre estas sustancias destacan los hidrocarburos policíclicos (HAP).
  7. COCINAS DE INDUCCIÓN: Las radiaciones electromagnéticas utilizadas para calentar los alimentos en las cocinas de inducción se han relacionado con la aparición de tumores, por lo que en caso de tener que comprar una cocina nueva nos inclinaríamos por una de gas o vitrocerámica.

Con estos consejos de nuestra amiga Odile Fernández tenemos una guía breve y sencilla de qué métodos son los más adecuados para una alimentación sana y que ayude a prevenir y tratar el cáncer. Si sumamos estos consejos a lo que ya sabemos y vamos aprendiendo sobre macrobiótica (estilos de cocción y su relación con las estaciones del año, métodos de cocina para cada tipo de persona, remedios macrobióticos para casos concretos, etc.) tendremos a nuestro alcance un arsenal de conocimientos para convertir nuestra cocina en todo un laboratorio de felicidad.